QPS / Política

Idas y venidas / La CGT calienta la previa del "diálogo social" y avisa que "un bono de $1.000 es insuficiente"

Luego de un acto por el Día de la Lealtad del que participaron sindicalistas, el secretario general de la central obrera, Héctor Daer criticó a los empresarios por "esconderse tras bambalinas", en vez de "poner plata". Además, no descartaron realizar una medida de fuerza.

La CGT calienta la previa del "diálogo social" y avisa que "un bono de $1.000 es insuficiente"

El secretario general de la CGT Héctor Daer advirtió este lunes que "el bono" de fin de año que negociarán sindicalistas empresarios "es insuficiente" de acuerdo al requerimiento de la central obrera.

"El bono es insuficiente", afirmó Daer, al tiempo que apuntó contra los empresarios, al señalar que "se esconden detrás de bambalinas".

En declaraciones al canal TN, el integrante del triunvirato que encabeza la CGT, el secretario general del gremio de la Sanidad advirtió: "los empresarios se esconden detrás de bambalinas, ellos tienen que afrontar esta situación poniendo plata".

Luego de un acto por el Día de la Lealtad del que participaron sindicalistas, advirtió que la CGT no descarta "nada" en relación con la posible convocatoria a medidas de fuerza.

En tanto, Carlos Acuña, otro de los líderes cegetistas, señaló que "si hay alguien que puso el esfuerzo para este gobierno, en los últimos 10 meses, han sido los trabajadores; ni el sector empresario, ni los sectores económicos, nadie ha puesto nada en la parrilla para la situación en la que estamos vivendo", expresó al canal C5N.

Además, y en sintonía con declaraciones de Luis Barrionuevo, aseguró: "Tenemos que aguantar al presidente cuatro años, nos guste o no; hay que darle tiempo para mostrar cuál es su programa económico que, si me preguntás, no está siendo beneficioso".

Por último, se refirió a la reunión que el miércoles tendrá la CGT con empresarios y funcionarios nacionales, en el marco de la mesa de diálogo: "Queremos que participe la Iglesia", pidió.

Tironeos. Por otra parte, el presidente Mauricio Macri pidió a la dirigencia sindical una actitud "prudente" e "inteligente", que permita resolver "obstáculos" y de esa forma "ir generando empleo" en el país.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, advirtió que desde la Nación "no se impondrá" un criterio a las provincias para el eventual pago de un bono a empleados públicos, mientras que en el caso de los privados sostuvo que se deberá ver "sector por sector".

Los sindicalistas esperan este miércoles consensuar un piso de $2.000 para negociar un bono para los trabajadores privados y del sector público. Ese fue el punto que quedó pendiente luego de la reunión mantenida el miércoles pasado con las autoridades.

"Esperamos lograr unos $20.000 millones en bonos", dijo a este medio el titular de la Unión de Docentes Argentinos, Sergio Romero.

Hasta el momento, el Gobierno acordó con la central obrera el anuncio de un bono de $1.000 para los jubilados que cobran la mínima y las cabezas de familiar que reciben la Asignación Universal por Hijo, junto con un alivio parcial en Ganancias para el medio aguinaldo.

La negociación encarada la semana pasada por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, permitió correr de agenda dos temas que le preocupan al oficialismo, como son el reclamo de reapertura de paritarias y los despidos.

El INDEC informó que en el segundo trimestre se perdieron 65.000 empleos privados y que hay 4.000 empresas menos respecto del mismo lapso del año pasado. En dicho período se registraron 6,4 millones de puestos de trabajo formales, lo que equivale a una caída del 1%.

Paro en suspenso. Mientras tanto, en el seno del sindicalismo, se ha ido tejiendo una fuerte interna.

Pablo Moyano, secretario gremial de la CGT y adjunto de Camioneros, encendió la mecha dentro de la central al calificar el acuerdo como una "miseria", luego de amenazar incluso con pegar el portazo.

Las críticas de las dos CTA fueron aun más duras. El docente Hugo Yasky adelantó que esta semana varios espacios se van a reunir para "consensuar una fecha para el paro que podría tener lugar "durante la primera semana de noviembre, o quizás antes" y al que se sumarían gremios del transporte.

Yasky señaló que es "una humillación a los trabajadores" al acuerdo sobre el que trabaja la CGT con la Casa Rosada para el pago de un bono a fin de año.

Además, cuestionó que se dejara de lado el reclamo de reapertura de paritarias y el freno a los despidos.

En respuesta, uno de los miembros del triunvirato de la CGT, Juan Carlos Schmidt, salió a pedirle a Yasky que sea más "medido" y aseguró que el Gobierno "no es el enemigo, sino los sectores económicos que no van a votación y que siguen estando siempre".

El guiño de la central al oficialismo se da en medio de la pelea de los gremios por recuperar protagonismo en el PJ.

Muchos dirigentes creen que un mayor reconocimiento de su poder por parte de las autoridades les permitirá negociar mejor dentro del partido y de cara a las legislativas del 2017.

Así, el acto de este lunes por el Día de la Lealtad fue la ocasión para demostrar que, mientras el peronismo se divide en decenas de homenajes, la CGT se unió en la quinta de San Vicente.

Y, de paso, borró la imagen violenta de octubre del 2006, cuando militantes de Uocra y Camioneros se enfrentaron a los tiros y hubo 40 heridos.

#YoTeAvisé

Los bancos vuelven a tener atención reducida este martes y miércoles

Los bancos vuelven a tener atención reducida este... 2

Todos los detalles

Aprender 2016: en qué consiste la prueba que genera tanta polémica

Aprender 2016: en qué consiste la prueba que gener... 12