QPS / Política

Educación / Jornada extendida: suman hasta 4 horas de clase en dos mil escuelas del país

Abarca a todas las provincias con un total de 74 localidades. Es para cumplir con una ley que para 2010 exigía la jornada completa para el 30% de los alumnos de escuelas públicas.

Jornada extendida: suman hasta 4 horas de clase en dos mil escuelas del país

Cinco equipos del ministerio de Educación partirán la semana que viene desde la ciudad de Buenos Aires con destino a las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco, Mendoza y Neuquén. Tendrán como misión “hacer cumplir la ley” de Educación de 2005 que estableció que todos los chicos deben asistir a escuelas de jornada doble. A más de 10 años, solo lo hace uno de cada diez alumnos argentinos.

Los equipos del ministerio son la avanzada del plan oficial que contempla darle hasta cuatro horas más de clase por día a los chicos de unas 2.000 escuelas de 74 localidades del país, tres por provincia. Las clases se dictarán en clubes, centros culturales, bibliotecas populares, radios, teatros, sociedades de fomento, o cualquier otro espacio comunitario. La razón es que muchas escuelas hoy son de doble jornada simple: están ocupadas a la mañana y a la tarde.

El programa es bien ambicioso: se propone llegar al total de las escuelas primaras y secundarias de todo el país dentro de 10 años,en 2026, informaron  fuentes del ministerio.

La idea es que “la escuela salga de la escuela”, en línea con lo que empezó a implementar la Ciudad de Buenos Aires con los dos últimos años de primaria y los dos primeros de secundaria de algunas escuelas públicas.

Los equipos del ministerio estarán integrados por personal de la secretaria de Gestión Educativa y la de Deportes. Una vez que lleguen a cada localidad, se reunirán con funcionarios del ministerio de educación provincial, el intendente y las fuerzas vivas para ver cómo se implementa en cada situación.

“Tomaremos caso por caso y escuela por escuela, para ir viendo las necesidades que tienen y cómo se puede resolver”, dijo a Clarín Max Gulmanelli, secretario de Gestión Educativa del ministerio de Educación y Deportes.

El plan cuenta con el apoyo de los 24 ministros de educación provinciales y es consecuencia del “Acuerdo de Purmamarca”, firmado por todos ellos en febrero, en el que se comprometieron a “implementar progresivamente la jornada extendida a través de actividades escolares, culturales, educación física, deportivas, creativas, artísticas y sociales, con el apoyo del Consejo Federal de Deportes y los distintos niveles de gobierno”.

La jornada extendida es vista por muchos especialistas como una de las herramientas más potentes para mejorar los aprendizajes y disminuir el abandono en la secundaria. También para combatir la desigualdad educativa. Aunque advierten que es muy difícil de aplicar a nivel masivo y que hay que hacerlo bien si se pretende que se sostenga en el tiempo.

Los municipios elegidos para iniciar la jornada extendida.

 

 

La concepción del programa oficial es bien descentralizada. La propuesta pedagógica, por ejemplo, será establecida por cada una de las escuelas, de acuerdo al perfil de cada colegio. Gulmanelli explica que habrá propuestas plurigrado, en la que chicos de diferentes edades compartirán un mismo trayecto pedagógico; mucho enfoque en actividades deportivas (por eso viajan siempre funcionarios de Deportes); y en los últimos años de las secundarias, se hará eje en la formación laboral.

“Será un esfuerzo de tres jurisdicciones –la nacional, la provincial y la municipal– junto a la sociedad civil. No buscamos que las escuelas se transformen en guarderías sino que esto sea un potente proyecto pedagógico social comunitario que le sirva a los chicos para que tengan más y mejor tiempo escolar”, dice Gulmanelli.

Para Mariano Narodowski, profesor de la Universidad Di Tella, se trata de “una buena idea, aunque muy difícil de implementar. Me gustaría ver un estudio de factibilidad que sustente el proyecto. Es una excelente propuesta, pero provisoria hasta la construcción de espacios escolares adecuados”.

Gustavo Iaies, director del CEPP, coincide en que es “una buena idea” y señala algunos aspectos que debieran tomarse en cuenta. “Parece más un programa social que pedagógico. Además, al resolverse cada situación en su lugar se corre el riesgo de que no haya una supervisión ordenada. Habría que poner mucho foco en lo artístico, lo deportivo y lo laboral”, dice.

En cuanto a la inversión destinada a este proyecto, el ministerio también verá “caso por caso”, en cada espacio destinado a la ampliación escolar, si es necesario realizar alguna obra. Por ejemplo, si se deben acondicionar las instalaciones de un club.

Lo mismo para el personal docente, un aspecto que puede generar polémica. La idea oficial es “tomar recursos que existen”, tanto en Nación como en las provincias y los municipios. Se piensa principalmente en docentes que trabajan en proyectos socioeducativos, como coros, orquestas, clubes de ciencia y otros talleres. “Buscaremos capacidad docente ociosa o que no está del todo al servicio educativo. El sistema educativo desde hace décadas se estructuró según las necesidades laborales docentes. Ahora vamos a poner la mirada en los chicos, en las necesidades de los chicos”, afirma Gulmanelli.

CFK no podía vivir sin él, ¿Macri tampoco?

Los motivos reales que llevan a sostener el Impuesto a las Ganancias

Los motivos reales que llevan a sostener el Impues... 2

Alianza que avanza

Massa y Stolbizer ya negocian nombres del peronismo

Massa y Stolbizer ya negocian nombres del peronism... 2