QPS / Política

¿Un cerrojo al estilo Moreno? / Industriales aseguran que el Gobierno ya les garantizó "topear" importaciones

Desde la Cámara del Calzado anunciaron que llegaron a un acuerdo con el Ministerio de Producción para que se limite la entrada de productos por dos años. La medida promete levantar polémica, dado que está prohibido por la OMC imponer cupos de manera unilateral.

Industriales aseguran que el Gobierno ya les garantizó "topear" importaciones

El acuerdo alcanzado entre la industria del calzado y el Gobierno está llamado a levantar polvareda. El titular de la cámara que aglutina a las empresas del sector, Alberto Sellaro, anunció que el macrismo se comprometió a establecer un cupo de importaciones, para evitar que la industria nacional siga perdiendo terreno.

Cabe destacar que las ventas internas de esta categoría se desplomaron entre un 25% y un 30% en lo que va del año, lo que generó el cierre de plantas y la limitación de turnos de trabajo en esta rama de actividad, una de las más sensibles a la competencia del exterior. 

Según informó la entidad, el sector logró un cupo que limita por dos años la entrada de calzados. En concreto, las importaciones no podrán superar los 24 millones de pares en 2016 y 2017. 

Se trata de una medida polémica, que recuerda a las decisiones tomadas por Guillermo Moreno, cuando era secretario de Comercio y controlaba milimétricamente todo lo que entraba al país.

En pleno "cerrojo", el entonces funcionario les garantizaba cupos a determinados sectores, a cambio de que realizaran inversiones y no suban precios. 

"Hemos hecho un acuerdo de partes, con muy buena voluntad de parte del Gobierno Nacional que este año está cerrado en 24 millones de pares y el año que viene en la misma cantidad", afirmó Sellaro. 

En ese sentido, explicó que el año anterior entraron al país 22,7 millones de pares importados.

Esto implicaría que el acuerdo contempla un crecimiento de las importaciones del orden del 5% para este 2016, en tanto que -según el directivo- el macrismo volverá a topear la entrada en 2017. 

En diálogo con iProfesional, Sellaro indicó que para este año están estimando una producción de entre 110 y 112 millones de pares. Esto implica una caída de entre el 10% y 12% respecto de los niveles del año pasado. 

"El mercado interno está muy delicado. Este sector tuvo años muy buenos, con mucho trabajo. Ahora corresponde que los empresarios hagamos el esfuerzo, y esto se tradujo en que resignamos rentabilidad para no subir los precios, en un contexto de caída de las ventas", agregó. 

Frente a esta, aseguró a este medio que "es una muy buena señal" la que envía el Gobierno al sector industrial con este tipo de acuerdos, dado que les da previsibilidad para seguir produciendo. 

Según Sellaro, el acuerdo "fue alcanzado con el ministro Francisco Cabrera y su equipo". 

"Es una decisión inteligente, porque una apertura libre y sin control implicaría que nos quedamos sin trabajo. De hecho, el propio Cabrera dijo que en su gestión se privilegiará el cuidado del empleo", señaló. 

Una medida controvertida. El acuerdo anunciado, por cierto, comenzó a generar polémica.

Sucede que la fijación de cupos de manera unilateral por un país es una medida que está prohibida por la Organización Mundial del Comercio (OMC). 

De hecho, en épocas del kirchnerismo, la Argentina fue uno de los países más denunciados ante este organismo internacional por las prácticas que limitaban el comercio y que no estaban en línea con la normativa. 

La "cuotificación" en la entrega de dólares para importar por parte del BCRA, la imposición del famoso esquema "1 a 1" que obligaba a compensar las compras al exterior con ventas al mundo, o el uso arbitrario de las polémicas DJAI formaron parte del combo de medidas. 

La llegada del macrismo supuso un giro de 180 grados en el manejo de la política exterior.

De hecho, una de las primeras medidas que tomó el Gobierno apenas asumió fue la de anularlas DJAI (declaradas ilegales por un panel de la OMC) y reflotar el sistema de licencias no automáticas, un mecanismo que sí está aprobado por dicho organismo. 

Por eso, no deja de llamar la atención este tipo de medidas, que van a contramano del plan oficial de normalizar las relaciones internacionales y la administración del comercio exterior. 

El manejo de las licencias no automáticas hoy no permite frenar el flujo importador: la OMC establece un plazo de hasta dos meses para que el Gobierno las apruebe. 

Y la realidad es que, los plazos se están respetando: "Hay algunas arbitrariedades: algunos permisos salen en una semana; otros, a los dos meses, pero en general se cumple el período legal", afirmó Miguel Ponce, experto en comercio exerior. 

De modo que, más allá de retrasar un poco el flujo, las LNA hoy no son una herramienta eficiente para limitar la entrada de bienes importados, siempre y cuando se las utilice conforme lo establecido por la OMC.

Por eso es que hay dudas sobre cómo el Ministerio de Producción podrá respetar el acuerdo firmado con la Cámara de la Industria del Calzado. 

"Esto no está permitido y puede generar protestas desde los gobiernos países que nos proveen, como ChinaVietnam e, incluso, Brasil", advirtió Ponce. 

El experto consideró que actualmente el macrismo cuenta con otro tipo de herramientas, que son legales pero que demandan un control más minucioso: las normas técnicas y fitosanitarias. 

Mediante estos instrumentos, el Gobierno sí puede frenar la entrada de productos que pongan en riesgo la salud de la población. Entidades como el IRAM o el INTI juegan un papel crucial en este sentido. 

Pero Ponce insistió: "Hablar de un número específico de importaciones, como en este caso, que se dijo públicamente que no entrarán más de 24 millones de pares, es un acuerdo que sin dudas va a generar protestas desde otros países". 

¿Se cae el voto electrónico?

El kirchnerismo y Massa tumbarían el proyecto

El kirchnerismo y Massa tumbarían el proyecto 6

Renovate

Extienden el "plan canje" de celulares 4G

Extienden el "plan canje" de celulares 4G 1