QPS / Política

El único "brote verde" está en el campo / Hay boom de venta de cosechadoras, tractores, fertilizantes y agroquímicos

El Gobierno, entre tantas pálidas, festeja los indicadores positivos que ya se observan en el sector rural.

Hay boom de venta de cosechadoras, tractores, fertilizantes y agroquímicos

Es la perla en el fango. En un contexto en el que todas parecen ser malas noticias en materia económica y el Gobierno se muestrresignado a que dependerá de la obra pública como motor de la actividad, hay un sector que se diferencia y acapara la atención.

Es, de hecho, el único que puede verdaderamente mostrar "brotes verdes", con cifras de ventas e inversión positivas. 

El campo se prepara para un auténtico "boom" de cara al próximo año, tanto en términos de producción agrícola como del movimiento industrial relacionado, como el de las maquinarias.

Y la recuperación cuenta con el mérito de producirse a pesar de los efectos negativos ocasionados por las inundaciones de octubre en miles de las mejores hectáreas productivas de la Argentina.

¿Cómo es posible que el sector agrícola se diferencie por su empuje justo después de haber recibido un fuerte castigo climático?  Analistas, empresarios y productores señalan el beneficio de la política económica. Por un lado, la quita de retenciones a algunos cultivos y el fin de las trabas a la exportación.

Por otro, la erradicación del cepo cambiario y la certidumbre de que, antes que un enemigo, el campo es el actor clave de la apuesta económica del macrismo.

"La visión que predomina es la de estar en presencia de una alianza. Desde su asunción, el Gobierno emitió señales de que devolvería al campo su protagonismo en la economía. Con cautela, el sector empezó a hacer lo mismo: confiar", aseguró a iProfesional Gustavo López, especialista de AgriTrend.

"De no haber sido por el problema del agua, hoy probablemente estaríamos hablando de números notables en producción, si bien hay que esperar una buena cosecha", completó.  

Precisamente para el 2017, los pronósticos del Ministerio de Agroindustria ya anticipan un salto importante en términos productivos: la Argentina pasará de generar 112 millones de toneladas de granos a un tope de 130 millones.

Como se desprende del cuadro anterior, la Bolsa de Comercio de Rosario proyecta para este ciclo que ya comenzó unas 700.000 hectáreas más de trigo y cerca de 1 millón adicionales de maíz, un nivel de superifice que más que compensará la baja esperada para la soja. 

El "efecto derrame" del agro. En el macrismo se percibe cierta ansiedad por la demora en la reactivación de la actividad. 

Hasta se palpa algo de desconcierto. Francisco Cabrera, ministro de Producción, afirmó que "es un misterio saber cuándo arrancará la economía". 

"Hemos hecho los deberes desde la oferta y la demanda. Pero creo que ésto tiene que ver con un proceso", señaló el funcionario. 

En este contexto, que una actividad con tanto potencial y poder de arrastre como el agro muestre algo más que síntomas de reactivación, resulta vital para el Gobierno, que confía en su "efecto derrame". 

De hecho, ya hay algunos indicadores positivos como consecuencia de la mayor superficie que se está sembrando en esta campaña. 

Una muestra de ello es la explosión que se observa en la venta de maquinaria agrícola: la comercialización de cosechadoras, tractores y otros implementos alcanzó durante los primeros nueve meses del año una facturación cercana a los $12.500 millones.

Esta cifra representa un incremento de casi el 100% respecto a igual período del 2015, claramente muy por encima de la inflación acumulada en lapso, del orden del 35%.

Las sembradoras y tractores vienen presentando, en lo que va del año, los mayores aumentos interanuales en ventas, con un alza de más del 160% y del 110%, respectivamente. 

Carlos Castellani, titular de la firma local Apache, es uno de los empresarios que prevé que la tendencia de cara a lo que viene no sólo no declinará sino que se potenciará.

"Pensamos que las ventas se incrementarán aun más", aseguró. 

Firmas santafesinas como Bertini, por citar un caso, arriban a este fin de año con nuevas contrataciones de personal e, incluso, implementando un régimen de horas extras.

"No nos van a alcanzar las sembradoras el año que viene. No vamos a dar abasto", se entusiasmó Enrique Bertini, titular de la fábrica homónima, pronunciando una frase que hoy en casi ningún rubro puede escucharse. 

Por cierto, se trata de una situación completamente distinta a la que se respira en otras ramas de la metalmecánica, como es el caso de la automotriz y la autopartista, donde se siguen registrando suspensiones, ante la menor demanda de Brasil. 

Un aspecto clave de la industria de la maquinaria agrícola reside en su capacidad de generar nuevos puestos de trabajo, dado el alto desarrollo que muestra la fabricación local.

En este sentido, el 85% de los equipos que se comercializaron en lo que va del año son de origen nacional. 

El sector emplea a unos 40.000 trabajadores de forma directa y otros 50.000 indirectos, según CAFMA, la cámara que nuclea a las compañías del segmento.

"La apuesta grande en tecnología es cada vez más evidente y esto explica en gran parte lo que estamos viendo con la maquinaria. Los productores se están preparando para lo que viene", señaló López, de AgriTrend.

Boom en agroquímicos. La creciente demanda de fertilizantes es otra de las consecuencias que se están viendo en un contexto en el que hay expectativas muy positivas para el campo. 

Los empresarios destacan que en lo que va del año ya se recuperaron los niveles de demanda de 2012, considerado uno de los mejores períodos de la última década en cuanto a ventas. 

Desde Fertilizar, la asociación que monitorea los movimientos de ese mercado, indicaron que en el último tramo del kirchnerismo la demanda de insumos se había desplomado. Y, como resultado de esto, "la Argentina perdió calidad en cultivos clave como el trigo o la cebada".

"El año pasado tuvimos serios problemas porque la baja utilización de fertilizantes derivó en que, por ejemplo, el trigo no llegara a cumplir con el nivel de proteínas necesarias para hacer pan. Esto dio lugar a que el productor se le pagara mucho menos por su cosecha", explicó a iProfesional Fernanda González Sanjuán, gerenta ejecutiva de Fertilizar.

Al mismo tiempo, dada la política de controlar las exportaciones, quienes apostaron por el trigo se vieron atados a las pautas que fijaron los molinos locales.

"Todo ese combo derivó en el desaliento a la rotación de cultivos", agregó.

Durante 2015, en lo que resultó uno de los peores ejercicios para el segmento en más de una década, se comercializaron 2,5 millones de toneladas de fertilizantes.

Para este año, según González Sanjuán, se estima que el mercado cerrará con una venta total superior a los 3,4 millones de toneladas. Es decir, un alza de casi 40 por ciento. 

La perspectiva es que en 2017 los números se ubiquen muy por encima de los registros logrados para este año, que ya de por sí fue positivo para las empresas del sector. 

"El maíz ya vale casi 30% más que el año pasado. Esto tendrá un efecto dinamizador, porque generará que se cultiven más hectáreas, con todo lo que eso implica para la demanda de fertilizantes", indicó la directiva. 

Cabe destacar que el maíz es un cultivo que requiere una mayor inversión en "paquete tecnológico" que la soja. 

"Mientras que a nivel impositivo se siga promoviendo la siembra de cereales, entonces podremos seguir hablando de ventas crecientes de fertilizantes y una recuperación de la tierra por el efecto rotación. Falta que el productor deje de estar desfinanciado para completar el círculo virtuoso", sostuvo.

Para los expertos, la mejora de la rentabilidad de cultivos como el maíz y el trigo es clave para detener el proceso de "sojización" -que se potenció durante el kirchnerismo-, dado el impacto negativo que todo monocultivotiene sobre la calidad de los suelos y los rendimientos que ofrecen. 

La decisión del gobierno anterior de incentivar la implantación de soja -mediante las trabas a la exportación de trigo y maíz- aceleró aún más el declive de los nutrientes de los campos.

Básicamente porque la oleaginosa genera muy poco carbono, uno de los componentes clave para garantizar una mayor productividad.

Esto, remarcan desde Fertilizar, cambiará a partir de la rotación que se espera tras la quita de retenciones a los cereales. 

Según López, de AgriTrend, agroquímicos y fertilizantes estarán a la cabeza de la tecnología que se irá incorporando cada vez más al campo: "Lo interesante es que eso permitirá mejorar la calidad de los rindes y su composición. Esto, en caso de que no tengamos que soportar otro año complicado en términos de clima".

Dentro del segmento de los agroquímicos, no sólo los fertilizantes están exhibiendo una mayor demanda. También hay mayores ventas de herbicidas, fungicidas e insecticidas. 

En septiembre, el segmento exhibió una suba de más del 61% en comparación con igual mes del año pasado.

Sebastián Camba, de la compañía agroquímica FMC, sostuvo que 2016 culminará con un crecimiento del orden del 7% respecto del período anterior.

Hablando en plata, se espera que la facturación derivada de la venta de pesticidas alcance hacia fines de diciembre los u$s2.500 millones.

Las compañías del segmento estiman que durante la campaña siguiente, por el incremento de la superficie de los cereales por sobre la soja, se potenciará la demanda de herbicidas alternativos al glifosato, al tiempo que prevén una mayor comercialización de fungicidas. 

En paralelo, otra de las actividades derivadas del agro y que también ha experimentado un despegue es la del biodiesel

Las exportaciones de este combustible derivado de la soja generaron un ingreso de divisas de u$s1.000 millones en lo que va del año, lo que implicó un salto de más del 100% respecto a igual lapso de 2015. 

Para ponerlo en perspectiva, se trata de un nivel que se ubicó apenas por debajo de las ventas al mundo de autos argentinos (u$s1.200 millones). 

En este contexto, desde la consultora Abeceb destacaron que para 2017 "las perspectivas para los biocombustibles son muy positivas".

Con una proyección de crecimiento de casi 30%, traccionada por la posible recuperación de los envíos a la Unión Europea, se aspira a lograr una producción histórica para la Argentina

Más ventas de tractores y cosechadoras, una creciente demanda de agroquímicos y niveles récord en la generación de "bio", marcan la pauta de cómo el campo, con viento a favor, puede convertirse en una "locomotora" para algunas ramas de actividad.

Son brotes verdes concretos y palpables. Lo que todavía está faltando es que florezcan otros sectores de la economía, para que este envión del agro no sea solo una perla en el fango. 

Re solidarios

Empresarios aclaran que no están obligados a mantener empleos

Empresarios aclaran que no están obligados a mante... 2

Lo que viene

Argentina e Inglaterra firmarán un acuerdo para identificar los NN de Malvinas

Argentina e Inglaterra firmarán un acuerdo para id... 0