QPS / Policiales

#NiUnaMenos / Su familia la asesinó en un ritual satánico y la descuartizó

La prendieron fuego, le cortaron los dedos, rompieron los dientes, descuartizaron y pusieron sus restos en una valija que tiraron al Riachuelo.

Su familia la asesinó en un ritual satánico y la descuartizó

Vanesa Bernardita Giunta tenía 27 años cuando fue incendiada, mutilada y arrojada al riachuelo. Desapareció en febrero de 2007 y su cuerpo fue hallado seis meses después en el interior de una valija que flotaba en el río, a la altura de la ciudad bonaerense de Lomas de Zamora.

A Vanesa la prendieron fuego, le cortaron los dedos, rompieron los dientes, descuartizaron y pusieron sus restos en una valija que tiraron al Riachuelo. Nunca se encontró su cabeza ni sus manos.

Si bien a su cuerpo lo hallaron el 22 de agosto pero recién a comienzos de 2008 fue identificado, lo que precipitó la investigación y permitió establecer que Vanesa fue asesinada en el departamento que ocupaba en el barrio Piedrabuena, en Villa Lugano, Buenos Aires.

El 13 de mayo de 2010, publica elnueve.com, fueron condenados a prisión perpetua Julio César Bustos (34), pareja de Vanesa (y padre de sus dos hijas), y su tía, Stella Maris Bustos (43). Ambos cayeron presos en mayo de 2008, luego de ser denunciados por una de las hijas de Stella Maris, una chica de 18 años, Yoana. Por entonces, en la causa quedó prófugo Julio César Ramírez, que era la pareja de Stella Maris y que, según la testigo clave, había participado en el crimen.

Diez años después, la Corte Suprema de Justicia dejó firme una condena a prisión perpetua a los tres asesinos: Julio César Ramírez, condenado junto a dos cómplices, Stella Maris Bustos y su sobrino Julio César Bustos.

En 2011 fue capturado por golpear a la hija de su pareja de ese entonces. Cuando le tomaron las huellas dactilares, se confirmó que era el asesino buscado por la muerte de Vanesa.
 
La madre de Vanesa luchó para que se hiciera justicia.

El Tribunal Oral Número 22 determinó en el juicio que la joven fue atacada por Stella Maris Bustos, quién "la golpeó, roció con alcohol y le prendió fuego", aunque sin causarle la muerte, por lo que luego su sobrino "volvió a causarle quemaduras que tampoco produjeron el deceso".

Malherida,  fue llevada a la cocina de la casa donde “le sacaron algunos de sus dientes, le cortaron los dedos con una cuchilla y afeitaron su cabellera, hallándose aún con vida".

La ferocidad del crimen llevó a los investigadores a trabajar sobre la hipótesis de un ritual satánico, lo que nunca quedó del todo claro.

Según contó Yoana, Vanesa fue asesinada en el departamento porque un espíritu maligno le señaló a Stella Maris que la víctima le estaba siendo infiel a su marido (sobrino de ella).

Entonces los Bustos, con la ayuda de Julio César Ramírez, rociaron con alcohol a Vanesa, le prendieron fuego y la obligaron a escribir una carta. Mientras agonizaba, le sacaron los dientes con una pinza y le cortaron los dedos. La terminaron de matar a golpes, luego la descuartizaron con un serrucho y tiraron sus restos al agua. 

Le dieron la cana

Imagen ilustrativa

Quiso robarse tangas y se armó un escándalo en ple... 5

En La Merced

Llevaba a su familia de paseo, quiso pasar a un camión y terminó dentro de un canal

Llevaba a su familia de paseo, quiso pasar a un ca... 0