QPS / Policiales

Vecinos consternados / Misteriosa muerte de adolescente: la abuela, la principal sospechosa

La hallaron en el piso de su casa, envuelta en una sábana. Su abuela estaba merodeando alrededor del cuerpo.

Misteriosa muerte de adolescente: la abuela, la principal sospechosa

Una adolescente de Mendoza, llamada Diana Pieraccioli, fue hallada sin vida envuelta en una sábana en el suelo de su casa. Su muerte causó conmoción, ya que no se registraban problemas de conducta ni conflictos familiares. 

El director de la escuela secundaria donde asistía Diana, y donde era abanderada, la describió como una chica prolija, impecable y excelente estudiante. Contó que estuvieron llamando durante 10 días a su casa porque no aparecía y todos estaban preocupados. 

La principal sospechosa a esta altura de la investigación es su abuela quien, al momento del hallazgo, estaba merodeando el cuerpo sin dar aviso a nadie. Quedó en el centro de la investigación. 

La joven era insulina dependiente. Vivía con su abuela y su bisabuela. Se constató, mediante la fiscal Gabriela Chaves, que la muerte se dio en circunstancias naturales. 

Se aguardan los resultados de la autopsia que, si no modifican la versión oficial, se trataría de una muerte generada por falta de asistencia médica. Si bien la abuela está en la mira de la Justicia, no se puede determinar aún qué alcance puede tener en la investigación, ya que padece de demencia senil. No obstante, los vecinos aseguran que está bien y que, incluso, conduce su auto. 

Mientras se intenta esclarecer qué sucedió con los padres (unos dicen que la madre la abandonó; otros, que intentaba recuperar la tenencia), sus compañeros fueron a cursar vestidos de negro, en señal de suelo y homenaje a Diana.

Misteriosa muerte de una abanderada en Mendoza: la abuela, la principal sospechosa

La Salta que atrasa

Hay un nuevo detenido por el caso de la niña Wichí: lo identificó un testigo

Hay un nuevo detenido por el caso de la niña Wichí... 0

Inseguridad al palo

Rompieron, a pedradas, las ventanas de dos Saetas

Rompieron, a pedradas, las ventanas de dos Saetas 6