QPS / Policiales

La Salta que duele / El novio de Brisa dijo que se le apareció su espíritu y contó un terrible detalle del asesinato

Claudio Segundo, el acusado por el femicidio de Brisa Goytea dijo que estaba drogado cuando la mató y que no se acuerda de nada.

El novio de Brisa dijo que se le apareció su espíritu y contó un terrible detalle del asesinato

Claudio Víctor Segundo, el presunto femicida de la adolescente Brisa Goytea, rompió el silencio ayer en la Sala III del Tribunal de Juicio. Vestía una campera deportiva celeste y azul, jean y zapatillas naranja flúor nuevas. Decidido, sentado en el banquillo, contó ante los jueces María Gabriela González, Pablo Farah y Carolina Sanguedolce su versión del caso, pero no aceptó preguntas.

Con relación a lo que ocurrió aquel 6 de diciembre de 2016, según publica El Tribuno, Segundo manifestó: "Ese día tomé muchas pastillas, fumé marihuana y consumí cocaína. Yo estaba drogado y no entendía. Estábamos reenamorados. Si estábamos separados nos extrañábamos".

"El día del hecho me drogué, le mandé audios, mensajes. Yo estaba drogado. Me enteré por las noticias todo. Le pido disculpas a su familia. Sé que están destruidos. A Brisa la extraño mucho. Tuve pesadillas. Me apareció. La vi en sombras. Estoy haciendo tratamiento. No recuerdo nada más. Le pido mil disculpas a su familia", finalizó.

"Yo a Brisa la conocí un 20 no recuerdo de qué mes. Ella ya consumía (drogas) y yo también. Fuimos a su casa y su mamá me dio autorización. Brisa estuvo encerrada seis meses. Luego salió y consumíamos a espaldas de su mamá", expresó Claudio Segundo al inicio de su declaración.

"Empezaron las discusiones, los celos, las peleas. Nos separamos cuatro veces", añadió.

"Ella tomó la decisión de que nos fugáramos. Fuimos a Pichanal, a mi otro domicilio, pero su madre hizo una denuncia y pidió su búsqueda. Brisa no quería volver con su mamá porque la encerraba. Decía que no aguantaba. Quería ir con su papá pero a mí no me gustaba esa idea porque él es adicto a la base. He visto cosas que no me gustaban. No me gustaba esa onda. Se pipeaba", aseguró.

"Brisa decía que nos hagamos piola, que nos droguemos aparte. Así consumíamos. En la segunda fuga fuimos a La Silleta. Después volvimos con su papá. Anduvimos rebotando en hoteles. Su papá tenía pedido de captura. Me cansé y les dije "Yo me voy a casa'. Brisa me decía que no, que me iba a encontrar otra chabona. Éramos recelosos, peleábamos, discutíamos", sostuvo.

"Cuando estábamos juntos yo lo que podía le daba. Yo sabía que me engañaba y dejaba pasar. Si yo me drogaba más que ella, se enojaba", agregó.

 

 

Un horror

Imagen ilustrativa

Degenerado entró a violarla en su propia casa: así... 2

No era el oficial Gordillo

Un policía tucumano vendía armas por Facebook en Metán

Un policía tucumano vendía armas por Facebook en M... 3