QPS / Mundo Bizarro

nota curiosa / ¿Cómo enfriar una cerveza en cuatro minutos?

Por si nadie se había dado cuenta, el verano ya está aquí. Y claro, con tanto calor, lo que apetece es algo bien fresquito, como una cerveza.

Increíblemente estamos en la mitad del inverno y podemos decir sin temor a equivocarnos que EL VERANO ESTA A LA VUELTA DE LA ESQUINA. Ya empezamos a limpiar el pantano del terror en que se había convertido nuestra pileta, sacamos las mesas del jardín que teníamos guardadas en el garaje y todo eso nos indica que la temporada de los asaditos con cerveza helada está llegando!

Pero con el calorcito también llegan esos momentos de incertidumbre previos al ataque de pánico, cuando en medio de un asadito o ya en la partida de truco posterior, uno de los changos vuelve de la heladera y dice con voz claramente acongojada “ya no hay má porrón en la heladera changó, que  hacemo? ¿Vamo a comprá?”. La “operación compra” suele ser sencilla (algunas billeteras tardan más que otras en abrirse y dejar salir un par de figuritas de Roca, Sarmiento y hasta las de Belgrano son difíciles de extraer a veces)*, sin embargo, lo complicado es el tiempo de espera hasta que la cerveza esta “punto caramelo”, y lista para llenar las jarras.

Por suerte no somos los únicos preocupados porque la cerveza se enfríe rápido, por lo que el saber popular se juntó con la ciencia para darnos las mejores alternativas y acá repasamos un par con las que no solo “salvaremos las papas” en el próximo asado, sino que también podemos presumir un poco de nuestra nueva pericia.

Para arrancar  establezcamos cual es la temperatura ideal para tomar una cerveza, porque acá nos encontramos con una controversia entre el gusto de los argentinos con respecto a lo que aconsejan nos expertos que dicen que una cerveza Pilsen debería tomarse entre los 6 y 8 grados, mientras que si querés disfrutar de una cerveza negra la ideal sería que esta tenga entre 8 y 10 grados y por último una pale ale entre los 10 y 12 grados, mientras a la mayoría de los amantes de la cerveza de estas latitudes nos gusta, sin mucha distinción de tipos y variedades, BIEN HELADA, es decir entre 2 y 4 grados centígrados.

Método de shock

Este método es una mezcla de la sabiduría popular con una ayudita de la física que nos acelera el proceso. Ya cuando yo era chico el achilatero que se paraba en la puerta del colegio a la hora salida tenía en su conservadora ese tacho de esa golosina escarchada(que al igual que la Coca Cola, nos gusta a todos pero nadie tiene idea que ingredientes tiene) cubierta con cubos de hielo “decorados” con sal gruesa para que la achilata llegue a manchar nuestros delantales antes que se derrita. Claro que este señor seguramente no sabía que en la disolución de la sal en el agua se producía una reacción endotérmica, que sumado a la reducción del punto de congelamiento del agua al aumentar la salinidad nos daba agua en estado liquido por debajo de los ceros grados.

Entonces pasemos en limpio, tenemos un tacho con hielo (si es hielo picado la reacción se acelera y se intensifica) a este le agregamos agua, lo que aumenta el punto de contacto con la superficie de la cerveza y una buena cantidad de sal lo que nos baja la temperatura del agua por debajo de los 0 grados. Hasta ahí tenemos una buena solución a nuestro problema, pero si queremos lograr lo que promete el titulo (enfriar una cerveza en 4 minutos), tenemos que agregarle un ingrediente extra: ¡Alcohol! Si agregamos una botella de 500 c.c. de alcohol común a nuestra mezcla de agua + hielo + sal lograremos acelerar aún más el enfriado, ya que el alcohol se irá evaporando y con ese cambio de estado se llevará más energía en forma de calor del tacho enfriador-  Resultado: Porroncitos helados en 180 segundos

Método de la botella abrigada:

Si no tenemos sal, alcohol o simplemente no queremos jugar al laboratorio en medio del asado, acá les tengo una solución, que si bien no tan rápida como la anterior, es mucho, mucho más eficiente que simplemente poner las botellas en el freezer. Lo que tenemos que hacer es envolver las botellas en servilletas de papel y luego humedecerlas bien antes de introducirlas en el freezer. Este simple truco enfriará 3 veces más rápido nuestras cervecitas.  

Fuente: La Gaceta

nota curiosa

¿La comida sabe mejor cuanto más cara es? 0

nota curiosa

Murió Cleto, el sorprendente gallo que ponía huevos

Murió Cleto, el sorprendente gallo que ponía huevo... 1