QPS / Internacionales

Crisis en Brasil / Una guerra institucional deja el proceso de ‘impeachment’ de Rousseff en el aire

El presidente del Parlamento de Brasil suspende la votación de la destitución, pero el Senado la mantiene.

Una guerra institucional deja el proceso de ‘impeachment’ de Rousseff en el aire

El convulso proceso de destitución de la presidenta brasileña Dilma Rousseff se ha enredado de nuevo en un embrollo institucional. En un impredecible giro a la crisis política el presidente en funciones del Parlamento, Waldir Maranhão, nombrado el jueves, suspendió este lunes el impeachment. Pero el presidente del Senado ha ignorado soberanamente esta decisión y ha ordenado seguir. Ante la pugna entre los dos líderes de la Cámara Alta y la Baja, muchos en Brasil esperan que el Tribunal Supremo resuelva, una vez más, el destino político del país. Pero nadie sabe con seguridad lo que va a pasar. "Amigos, tengo un doctorado en este asunto, pero no tengo la menor idea de lo que está ocurriendo", afirmaba, sintomáticamente, Maurício Santoro, un politólogo brasileño, en sus redes sociales.

Todo estaba previsto para que el miércoles el Senado votase afirmativamente, según todos los pronósticos, la apertura del proceso de impeachment. Automáticamente, la presidenta Rousseff tendría que dejar el cargo mientras se le juzgaba propiamente durante 180 días. El vicepresidente, Michel Temer, con su propio ramillete de ministros ya elegido, se preparaba ya para asumir el poder. Y ya se consideraba completamente superada la votación, el 17 de abril, del Congreso.

Pero la sorprendente e inesperada decisión del presidente interino del Congreso, Waldir Maranhão, ha puesto todo otra vez patas arriba y ha llenado de incertidumbre jurídica el proceso. Maranhão es un diputado segundón que asumió el cargo tras sustituir al polémico Eduardo Cunha, apartado del cargo por el Tribunal Supremo Federal por sus acusaciones de corrupción. El parlamentario, que votó en contra delimpeachment en la sesión decisiva del Parlamento, basa su iniciativa en la demanda de la Abogacía General de la Unión (AGU), que denunció por lo menos cuatro irregularidades cometidas durante esa sesión. Entre estas irregularidades se mencionan, entre otras, la debilidad de la defensa, que no tuvo la última palabra, y el hecho de que los líderes de los partidos orientasen el voto al resto de sus correligionarios, cosa que en una votación de estas características, concebida más como un juicio que como una sesión parlamentaria, no se puede hacer, a juicio de los abogados del Estado.

La decisión de Maranhão constituyó una sorpresa mayúscula en un país ya acostumbrado a las hecatombes políticas en los últimos meses. A la misma presidenta la noticia le pilló con el pie cambiado en un acto oficial: “No tengo información aún. No sé las consecuencias, tengan cautela. Vivimos una coyuntura de artimañas. Tenemos por delante una disputa dura, llena de dificultades. Pido encarecidamente a los parlamentarios cierta tranquilidad para lidiar con esto”, dijo.

El mismo presidente interino de la Cámara, nervioso y amedrentado, compareció ante la prensa para, tras recordar sus orígenes y su condición de veterinario, asegurar que actuaba para corregir “procesos antidemocráticos” en el desarrollo del impeachment. Con su decisión, Maranhão quiere obligar ahora a que el proceso salga del Senado y vuelva a la Cámara Baja para deliberar las irregularidades en cinco nuevas sesiones.

Pero el presidente del Senado, Renán Calheiros, no aceptó, calificó la decisión de Maranhão de “tontería antidemocrática” y anunció que, por lo que a él respecta, el proceso continuará como estaba previsto. Es decir: su intención es que el Senado vote el miércoles y si la mayoría lo aprueba, aparte a Rousseff del poder mientras se la juzga formalmente por los senadores. Calheiros, del PMDB, el mismo de Cunha y del vicepresidente Michel Temer, añadió que no tenía ningún sentido anular “ahora” una decisión aprobada por mayoría en el Congreso, agregó que la tentativa de anulación es “intempestiva” y agregó que es el Senado quien decide porque el proceso, simplemente, se encuentra ahí.

Maranhão, del Partido Progresista (centro derecha) por un lado, es aliado del polémico Eduardo Cunha y, por otra, es amigo del gobernador de Maranhão, Flávio Dino. Algunos consideran que detrás de la decisión del diputado flota la siniestra sombra de Cunha, que habría actuado como venganza o, cuando menos, como aviso hacia el vicepresidente Temer. Otros, los más, sostienen que Maranhão obedece a las instrucciones del gobernador de su Estado, del Partido Comunista de Brasil y pro Dilma Rousseff. De hecho, el diputado, convertido en hombre clave gracias a haberse convertido en presidente del Congreso, se reunió el viernes y el domingo con el gobernador Dino y el Abogado General del Estado, José Eduardo Cardozo. La oposición sospecha que de esa reunión salió la bomba mediática que ha explotado el lunes.

El calendario de ahora en adelante, que estaba perfectamente fijado, es una pura incógnita. Los expertos especulan con lo que puede pasar y con el tamaño del embrollo judicial e institucional en que se sume una vez más el proceso deimpeachment y Brasil. La mayoría apuesta por un recurso de los diputados aliados del Gobierno, lo que, en teoría, obligaría al Tribunal Supremo Federal a pronunciarse a toda velocidad sobre si el proceso vuelve para el Congreso o sigue para adelante en el Senado.

Filipinas

Gana las elecciones el candidato que propuso "matar a los traficantes de droga"

Gana las elecciones el candidato que propuso "mata... 1

No está bueno

"Piratas" subastan la carta de una mamá salteña a su hijo excombatiente de Malvinas

"Piratas" subastan la carta de una mamá salteña a... 2