QPS / Internacionales

Afanosamente inspirada / La esposa de Donald Trump plagia parte del discurso de Michelle Obama de 2008

La esposa del republicano se presenta con un discurso amable, que copia parcialmente el de la actual primera dama.

La esposa de Donald Trump plagia parte del discurso de Michelle Obama de 2008

Melania Knauss, esposa de Donald Trump y aspirante a primera dama de Estados Unidos, pronunció en la noche del lunes, en la convención republicana de Cleveland, un discurso amable y positivo, lejos de la negatividad y el tono de abusón de patio de colegio de su marido.

Pero la buena recepción del estreno de Melania Trump ante una audiencia millonaria quedó empañada enseguida, cuando se descubrió que partes sustanciales del discurso eran un plagio del discurso que la actual primera dama, Michelle Obama, pronunció en la convención demócrata de Denver en 2008.

"Barack y yo", dijo Michelle Obama en 2008, "fuimos criados con muchos de los mismos valores: que trabajas duro para lo que quieres en la vida, que tu palabra te ata y que haces lo que dices que vas a hacer, que tratas a las personas con respeto".

"Porque queremos que en esta nación nuestros hijos sepan que el único límite para tus logros sea la fuerza de tus sueños y tu voluntad para trabajar para ellos", dijo en Cleveland Melania Trump.

"Porque queremos que nuestros hijos, y todos los hijos en esta nación, sepan que el único límite para la altura de tus logros sea el alcance de tus sueños y tu voluntad para trabajar para ellos", dijo Michelle Obama en Cleveland.

"Su integridad, compasión e inteligencia se refleja en mí hasta el día de hoy en mí y en mi amor por la familia y América", dijo Trump hablando de sus padres.

Ocho años antes, Obama dijo hablando de su madre: "Su integridad, su compasión y su inteligencia se reflejan en mis propias hijas".

Inspiración o directamente plagio, el episodio quitó el foco de un discurso que mostró un contraste claro entre Melania y Donald.

Él es agresivo y malhablado, aquejado de una evidente incontinencia verbal. Ella es discreta y cauta, pero cuando habla como en la noche del lunes en Cleveland, es amable y positiva, lejos de la negatividad y el tono de abusón de patio de colegio de su marido.

Él basa su campaña en los ataques a los inmigrantes sin papeles. Ella es una eslovena que llegó a Estados Unidos como inmigrante y conserva un fuerte acento eslavo.

Si su marido gana las elecciones presidenciales de noviembre, Melania Knauss será la única primera dama nacida en el extranjero desde Louisa Adams, la esposa del sexto presidente de Estados Unidos, John Quincy Adams. También será la primera supermodelo en ocupar el cargo. Y es un enigma. Una mujer reticente a embarrarse en la arena política. Nada proclive a hacerse pasar por una ciudadana corriente: pertenece a la élite y no lo esconde. Una inmigrante casada con un hombre, Donald Trump, que ha hecho de la retórica contra los inmigrantes y el mensaje racista uno de los pilares de su carrera política. La esposa de un hombre que en la campaña ha insultado a las mujeres, acusado por su primera esposa de violación (después ella dijo que no usaba la palabra en un sentido criminal) y con un problema grave en estas elecciones con el voto femenino.

Estrella de la noche. Melania Knauss, la tercera esposa de Donald Trump, fue la estrella de la primera de las cuatro jornadas de la Convención Nacional Republicana, el cónclave que esta semana consagrará a Trump candidato del Partido Republicano a las elecciones presidenciales de noviembre. La presencia de una exsupermodelo en el estrado, y el sospechoso redactado del discurso, acentuó la sensación de irrealidad que rodea esta campaña en la que un hombre de negocios y estrella de televisión, sin experiencia política, se ha hecho con las riendas del Grand Old Party, el partido de Abraham Lincoln y Ronald Reagan.

La presentó el propio Trump, que apareció en persona ante los miles de delegados en la Quicken Loans Arena, el mismo donde triunfa el baloncestista Lebron James. Es inusual que el candidato hable en la primera noche: habitualmente se reserva para la última. Pero no es insólito que asista a la reunión antes del día D: en 2012, el entonces aspirante republicano, Mitt Romney, voló a Tampa (Florida), que era la sede de la convención, para presenciar al discurso de su esposa, Ann.

Melania, nacida en Eslovenia, en la extinta Yugoslavia, en 1970, lleva 18 años casada con Donald, nacido en 1946. Emigró a Nueva York, tras vivir en Milán y París, para desarrollar allí su carrera de modelo. Conoció a Trump en 1998. En 2005 se casaron. A la boda asistieron Bill y Hillary Clinton, rival demócrata de Trump en noviembre. Los Trump son padres de un hijo de 10 años, Barron.

Será difícil que Melania conecte con las votantes asustadas por la retórica machista de Trump, pero en una noche de mensajes de ira y división, de mensajes que excitaban los resentimientos, parecía llegada de otro mundo, un bálsamo en el universo polarizador y crispado de Trumplandia. Después resultó que aquellas palabras procedían no eran made in Trump, sino de los denostados Obama.

(Sin que nadie lo notara)

Cómo Irlanda se convirtió en la economía con mayor crecimiento del mundo

Cómo Irlanda se convirtió en la economía con mayor... 1

Tragedia

De la comparsa a la muerte en la cárcel de Guatemala: la vida de la modelo Joanna Birriel

De la comparsa a la muerte en la cárcel de Guatema... 0