QPS / Internacionales

Igual a todos / El terrorismo marca la agenda de Obama en su último año de mandato

El presidente de Estados Unidos quiere consolidar su legado ante de abandonar la Casa Blanca en enero de 2017.

El terrorismo marca la agenda de Obama en su último año de mandato

El miedo al terrorismo marca el último año del demócrata Barack Obama en la Casa Blanca. El presidente de EE UU, que llegó al poder con la intención de pasar página a la era del 11-S, prepara su marcha con el temor a más atentados en el país y sin concluir las guerras de su antecesor, el republicano George W. Bush. Con un margen de maniobra limitado, Obama dedicará el año a afianzar su legado para evitar que, tras las elecciones del 8 de noviembre, un sucesor republicano lo deshaga. “Nuestro trabajo más importante es mantener América segura”, dijo ayer a la prensa antes de partir a Hawái de vacaciones.

Los sondeos muestran que, tras los atentados de París y San Bernardino (California), el terrorismo vuelve a ser la primera preocupación de los estadounidenses. El último debate entre los aspirantes a la nominación del Partido Republicano, el martes, se convirtió en una competición para ver quién sería más agresivo contra los terroristas. Esta semana se han cerrado durante un día las escuelas de Los Ángeles, por una falsa amenaza. Desde el atentado múltiple del Estado Islámico (ISIS, en sus siglas inglesas) en París, el 13 de noviembre, Obama ha repetido las apariciones públicas, con un mensaje casi idéntico: llamamiento a la calma y al respeto a los musulmanes, y defensa de la actual estrategia contra el ISIS en Siria e Irak. El ataque de San Bernardino, el 2 de diciembre, como los de París, se ha vinculado al ISIS.

En la rueda de prensa, Obama admitió la dificultad para detectar a los llamados lobos solitarios, terroristas que actúan fuera de una estructura organizativa como el matrimonio que perpetró la matanza de San Bernardino. “Todos podemos contribuir [a evitar estos ataques] si estamos atentos, diciendo algo si vemos algo sospechoso, rechazando vivir aterrorizados y manteniéndonos unidos como una familia americana”, dijo.

No es el mismo ambiente, ni de lejos, que tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, que dejaron unos 3.000 muertos en Estados Unidos. Pero el regreso del terrorismo al centro del debate político tiene un aire a la década pasada. Obama no logra pasar página. La prueba es que, aunque con muchas menos tropas, EE UU sigue presente en las dos guerras que el presidente Bush inició tras el 11-S. El repliegue de Afganistán no se ha completado. Y en Irak, tras la retirada total en 2011, Estados Unidos tiene ahora a 3.500 militares allí y lleva más de un año bombardeando posiciones del ISIS, como en Siria.

A Obama le llaman un guerrero reticente. No quiere volver a desplegar decenas de miles de tropas, como Bush. Le habría gustado dedicar su presidencia a culminar el giro hacia Asia-Pacífico. Oriente Próximo le ha atrapado, a su pesar. Pero su estrategia sigue siendo la de un comandante en jefe reticente, con una estrategia que evita un despliegue terrestre y reconoce la complejidad de derrotar con fórmulas sencillas al yihadismo.

Además del día a día del gobierno, los presidentes de EE UU se dedican, sobre todo en la última etapa, a otra tarea: modelar su lugar en la historia o, como ha dicho Obama en alguna ocasión, a escribir el pequeño párrafo, quizá la única frase, que definirá su lugar en los libros.

Un balance optimista. Ante la prensa, Obama realizó un balance optimista del último año. Mencionó la recuperación económica y la reducción del paro, ahora en el 5%, un nivel cercano al pleno empleo. Recordó que, gracias a su cuestionada reforma sanitaria, 17 millones de personas que carecían de cobertura médica están ahora aseguradas. Celebró el reciente acuerdo contra el cambio climático en París y los acuerdos con Irán para limitar el programa nuclear de este país; con Cuba para reestablecer las relaciones diplomáticas; y con una decena de países de Asia-Pacífico para levantar las barreras comerciales. Y se felicitó por el presupuesto recién aprobado en el Congreso con el apoyo de demócratas y republicanos.

En el año que le queda en el poder, la prioridad de Obama es afianzar algunas de estas prioridades. Se propone, por ejemplo, lograr la ratificación en el Congreso del acuerdo comercial, o acelerar el cierre del centro de detención en la base naval de Guantánamo, en Cuba, una de las promesas incumplidas del presidente. También quiere reformar un sistema de justicia criminal que penaliza a los negros y que explica en parte el malestar racial de estos años.

El objetivo principal es preservar unos logros que, en muchos casos, están supeditados a los tribunales —como la regularización de inmigrantes sin papeles—, al Congreso o a su sucesor en la Casa Blanca. Un republicano escéptico con el cambio climático podría arruinar el acuerdo de París; un halcón, frustrar la relación con Irán.

De ahí que la campaña para las elecciones de 2016 también sea la campaña de Obama. Está dispuesto a participar. La garantía de que su obra perviva será que el candidato o candidata demócrata —la favorita es Hillary Clinton— gane el próximo noviembre. "Creo que tendré un sucesor demócrata", dijo.

En el país de "la libertad"

Cierran una escuela de Estados Unidos donde se enseñaba caligrafía árabe

Cierran una escuela de Estados Unidos donde se ens... 1

Se confirmó el mito

Un informe médico reveló que a Hitler le faltaba un testículo

Un informe médico reveló que a Hitler le faltaba u... 0