QPS / Internacionales

Ralpolitik / Cómo Putin está logrando lo que quiere en Siria

Visto desde Occidente, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, parece estar relegado diplomáticamente.

Cómo Putin está logrando lo que quiere en Siria

Su anexión de la península de Crimea y su implicación militar en el este de Ucrania rompió el patrón establecido de las relaciones en Europa después de la Guerra Fría.

La creciente y agresiva vigilancia militar rusa y maniobras en los márgenes del territorio de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, han generado la preocupación –incluso en un país como Suecia– de que un conflicto con Rusia ya no se puede considerar como algo imposible.

Los gobiernos de la OTAN más reticentes están incrementando poco a poco el gasto en defensa, y Estados Unidos está dando pasos para reforzar su posición en Europa.

Rusia, por supuesto, culpa a la OTAN de expansionismo militar. Pero el ruso es un gobierno que presuntamente envió agentes a envenenar a un opositor en Londres, dejando un reguero radiactivo por la ciudad.

Y aún así la respuesta de Occidente a la vinculación de Rusia con el gobierno del presidente Bashar al Assad ha sido discutir si Rusia y Occidente comparten el objetivo de solucionar el conflicto.

Las potencias mundiales alcanzan un acuerdo de cese el fuego para Siria

Russia es vista como copartícipe del esfuerzo diplomático para llevar la paz a Siria y como un elemento decisivo para cualquier solución.

Pero el poder aéreo de Rusia también cambió la suerte del gobierno de Siria.

Y su ofensiva conjunta en Alepo –que llegó cuando la nueva ronda de conversaciones estaba comenzando– enrareció el ambiente antes incluso de iniciar conversaciones de paz.

La incierta espera de los 35.000 refugiados llegados de Siria a los que Turquía les cerró la puerta

Realpolitik. ¿Podría ser éste el momento en el que las intenciones reales de Rusia queden claras para Occidente?

No estamos hablando aquí de moralidad ni de lo que es lo correcto. Hay poco de eso en ningún bando. El de Siria es un problema muy complejo y ninguna de las partes puede ser culpada en solitario por la continuación de la guerra.

De lo que estamos hablando ahora es de realpolitik. Y aquí, Moscú ha dado a Occidente una lección de lo que se puede llegar a conseguir.

Para Occidente no hay una solución militar en Siria; Moscú difiere. Tomó partido por una parte militarmente creíble en el sentido de que tenía mucho que perder en caso de derrota.

Esa parte tenía aliados razonablemente efectivos como los combatientes de Hezbolá y varias milicias reclutadas por Irán y guiadas por comandantes iraníes.

Y la misma Rusia suministró suficientes recursos como para marcar la diferencia. Tomó un poco de tiempo, pero los resultados sobre el terrreno son ahora claros.

Al hacerlo, envió a su fuerza aérea contra los rebeldes apoyados por Turquía, los países árabes del Golfo Pérsico y Occidente. Y está ganando.

Es el contraste con el enfoque de Occidente, dominado por problemas y contradicciones. Occidente respalda las llamadas milicias moderadas, ¿pero quiénes son realmente esos moderados? Muchos están siendo forzados a aliarse con grupos cercanos a Al Qaeda.

Sí, Washington y Al Qaeda están objetivamente en el mismo bando: contradicción número uno.

Por supuesto que Occidente está ahí para combatir al autodenominado Estado Islámico (EI). ¿Pero es éste el objetivo primordial de sus aliados regionales, como Arabia Saudita y Turquía?

No, su principal meta es asegurarse sus intereses en Siria, idealmente destruyendo al presidente Assad.

EI es su enemigo, pero de alguna manera es uno secundario: contradicción número dos.

Dos enclaves. Luego está también la cuestión kurda.

Los más efectivos aliados de Occidente en el terreno son los combatientes kurdos. Pero los turcos los ven como una amenaza y el nacimiento de una entidad kurda es vista como una pesadilla que hay que evitar a toda costa: contradicción número tres.

Por el contrario, la vida de Putin es mucho más simple.

Se dice frecuentemente que la ventaja que tiene respecto a Occidente es que no tiene que preocuparse de la opinión pública. Por ello, el derribo de un avión comercial ruso creó menos protestas contra el gobierno que las que hubieran surgido si hubiera sido un aeroplano occidental el destruido.

Pero piensen esto con lógica. ¿Es acaso la política occidental un reflejo de la opinión pública? El público está tan confundido como sus líderes.

El éxito de Putin y Assad amenaza con reducir el país a dos enclaves: una zona de costa dominada por el gobierno sirio y el resto, ampliamente en manos de EI.

¿Cuáles son entonces las opciones de Occidente? Putin ha demostrado que Rusia sigue siendo una potencia con la que hay que contar en Medio Oriente, justo en un momento en el que Estados Unidos se caracteriza por su indecisión.

Ha demostrado también que Rusia tiene una limitada pero aún impresionante capacidad militar, y ha probado gran parte de su armamento más nuevo.

Así que, por ahora, ha logrado una especie de victoria. Supongo que la cuestión ahora es saber cuánto durará.

Los propios soportes rusos se tambalean. Y con los precios del petróleo, que se van a mantener bajos, ¿puede realmente el presidente comportarse como un personaje de la época soviética?

Sin embargo, no se equivoquen, el proceso de paz en Siria nace muerto.

La lucha continuará, con los llamados grupos moderados aplastados entre las fuerzas del gobierno y EI.

La cuestión kurda se mantendrá en un segundo plano. Y el flujo de refugiados hacia Europa occidental seguirá.

Al unificar fines y medios, Putin sabe lo que quiere. Y por ahora parece que lo está consiguiendo.

Increíble pero real

Arrestan a un mono ladrón y lo exponen a una humillación pública

Arrestan a un mono ladrón y lo exponen a una humil... 2

Papa Francisco

Con una escala en Cuba, el Papa inicia su visita al México más crudo

Con una escala en Cuba, el Papa inicia su visita a... 0