QPS / Deportes
Matías Isola

Matías Isola

Que Pasa Salta

Palos en la rueda / La "grieta" que no deja crecer a Central y Juventud

Ambos clubes atraviesan internas feroces que atentan contra sus propios intereses.

La "grieta" que no deja crecer a Central y Juventud
En tiempos donde la famosa "grieta" sigue vigente y divide políticamente a los argentinos, el fútbol salteño parece no ser la excepción. Los dos clubes más populares de la provincia atraviesan internas feroces donde la lucha de egos y poder relega a un segundo plano lo más importante de todo: la institución. Las acusaciones mediáticas son moneda corriente en Central Norte y Juventud Antoniana y el camino electoral se torna poco serio.
 
Las discrepancias entre oficialismo y oposición son saludables para la vida institucional y democrática de los clubes, siempre y cuando la crítica sea constructiva. Pero en algunos casos se cruza la barrera y se bordea el ridículo. Se sacan los trapitos al sol, se ponen palos en la rueda, y en el medio quedan los socios como expectadores de lujo de los tiros por elevación que van y vienen de un lado y del otro. Como diría el entrañable Roberto Perfumo, una notable capacidad de "autodestrucción".
 
En el caso puntual del Santo, los socios tuvieron que tolerar este año varias situaciones incómodas y engorrosas: la supuesta renuncia del presidente José "Pepe" Muratore que luego fue desmentida por el mismo titular, la intimación de Personas Jurídicas para llamar a elecciones, el cruce mediático entre el oficalismo y el grupo opositor "Nuevos Socios Protectores de Juventud Antoniana" por el balance, etc.
 
No obstante, el Cuervo no se quedó atrás: la renuncia del presidente Héctor D´Francesco no aceptada por la Comisión Directiva tras el frustrado ascenso, los pases de factura mediáticos por el traumático descenso de 2014, el fuego cruzado entre Gabriel Savino (titular de la institución con pedido de licencia) y el dirigente opositor Pablo López, etc.
 
Climas enrarecidos en ambos clubes, que por un lado tienen serias aspiraciones futbolísticas (de ascenso); pero también de crecimiento social e institucional. En ese contexto, y pese a las internas mencionadas, Central avanzó considerablemente en materia de infraestructura y los resultados están a la vista: la inauguración del playón deportivo, los avances en las obras de refacción para recuperar la localía (Camino al Centenario mediante), el trabajo de APROCEN en las divisiones inferiores, etc. Por su parte, Juventud mejoró el aspecto edilicio e inauguró nuevas oficinas administrativas para mejorar al atención al socio, y promovió al plantel de primera a varios juveniles surgidos en la cantera antoniana, en un verdadero estímulo para las divisiones inferiores.
 
Como contrapartida, Gimnasia y Tiro parece haber sacado una luz de ventaja en cuanto a su vida interna. Al menos aparenta resolver las diferencias puertas para adentro. Con un oficialismo consolidado en la conducción del club, y avalado por los socios en su flamante segundo mandato, el Albo anunció recientemente un proyecto que ya se puso en marcha y que consiste en la construcción de un Complejo Deportivo detrás de la ex tribuna Virrey Toledo. El anuncio se suma a las obras incesantes que se llevan a cabo en los predios de Limache y Lomas de Medeiros, donde los resultados están a la vista de todos.
 
Otros casos de avances significativos y que no pueden pasar desapercibidos son los de Mitre y Pellegrini, consolidados en el Federal B (el Ciclón estuvo al borde de un histórico ascenso) y también con insoslayables mejoras en materia de infraestructura. Ejemplos cabales de que los clubes modestos, pero bien administrados, pueden hacer las cosas bien.
 
Está claro que nadie come vidrio y los hinchas se encolumnan básicamente detrás de los objetivos deportivos. El de Central valora que su representativo de vóley haya sido ratificado en la Liga A2, pero todavía se lamenta por la inesperada eliminación a manos de San Martín de Formosa, por citar un ejemplo. Y así con el resto de los clubes. Pero no es menos cierto que las obras son el mejor legado que pueden dejar los dirigentes. Son el verdadero aporte a la sociedad. Y eso se logra si todos tiran para el mismo lado. Algo que muchos parecen no comprender.

Los ojos en Formosa

Hugo Candia

River debuta en la Copa Argentina: si gana, Salta... 0

Rumbo a Río de Janeiro

Argentina venció al subcampeón del mundo y sueña: 79 a 74 a Serbia

Argentina venció al subcampeón del mundo y sueña:... 1