QPS / Cultura

Mafalda, la contestataria cumple 51 años

A pesar de la autocensura y la adaptación editorial a la que el mismo Quino ha manifestado someterse, Mafalda logró ser portavoz de una época y fuente de inspiración para más de una generación de lectores.

Mafalda, la contestataria cumple 51 años

Por Emiliano Consoli y Mercedes García

Mafalda fue creada por Quino en el año 1962 a pedido de una agencia de publicidad que buscaba promocionar electrodomésticos. Afortunadamente para los amantes de Mafalda esa campaña no llega a realizarse y la tira es publicada, tiempo después, con un contenido diferente.

El 29 de septiembre de 1964, con la ayuda del amigo personal de Quino, Miguel Brascó, la tira es publicada en la revista política Primera Plana. Más adelante, Mafalda es publicada en el diario El Mundo hasta su cierre, en 1967. Mafalda será leída en Siete Días Ilustrados hasta su última aparición el 25 de junio de 1973.

El estilo de revistas y periódicos en los que fue publicada, facilitó a Quino la referencia permanente a la situación política y económica nacional e internacional. Tales referencias, algunas más explícitas que otras, pueden encontrarse tanto en sus textos como en la construcción de sus personajes.

Mafalda es una niña amante de Los Beatles, hija de un matrimonio de clase media, su papá es un vendedor de seguros aficionado a las plantas y su mamá, un ama de casa a quien Mafalda recrimina haber dejado sus estudios al casarse. También tiene un hermano menor,Guille, enamorado de Brigitte Bardot.

A través del personaje de la mamá de Mafalda y de su amiga Susanita, cuyo plan de vida es casarse con un señor de la “alta sociedad” y tener cientos de bebés, Quino hace numerosas referencias a la desigualdad de género, a la necesidad de liberación de la mujer y su inserción en la vida social.

Manolito es otro de los personajes clave para entender el contexto histórico de la tira. Se trata del hijo de Don Manolo, inmigrante español propietario de un almacén familiar donde Manolito trabaja y recibe frecuentemente malos tratos de su padre. Este personaje representa al pequeño comerciante urbano, al que muestra como inescrupuloso y ambicioso, cuyo único interés es el dinero. Susanita con sus prejuicios y aspiraciones de “alta sociedad”, desprecia a Manolito quien representa al comerciante, hijo de inmigrantes, embrutecido, todo lo que ella no quiere ser.

El último personaje en aparecer en la tira es Libertad, una fiel promotora de la revolución socialista. Creada en 1970, es una niñita de baja estatura, condición que, conjugada con su nombre, resulta ser una referencia ineludible al contexto de censura y de recorte a las libertades democráticas que se vivía entonces debido a la dictadura autodenominada Revolución Argentina.

Mafalda, fue portavoz de una época marcada por tensiones a nivel internacional que explican las constantes referencias a la paz y la democracia que encontramos en la tira. Una década caracterizada, por la Guerra Fría, los procesos de liberación nacional ocurridos en África, Asia y Centroamérica, la lucha de clases y la emergencia de movimientos de lucha que buscaban ampliar u obtener libertades democráticas, como el movimiento feminista, y el movimiento hippie.

A nivel nacional también fue una época agitada, con un inicio de primavera democrática de la mano del gobierno de Illia, quien en 1966 fue derrocado por una alianza entre los sectores más conservadores de la sociedad, las Fuerzas Armadas y las CGT peronistas que buscaban por esta vía el retorno de Perón.

El golpe militar buscaba detener el avance del ascenso revolucionario en el país a través del disciplinamiento, la censura, y la imposición de una moral burguesa y cristiana. “Prohibido pisar el césped. -¿Y la dignidad, no?” se pregunta Mafalda en tiempos de dictadura. El Cordobazo y el Viborazo son hitos revolucionarios que dieron fin a la dictadura de Onganía, marcando el inicio del ascenso obrero, forjando la unidad entre el movimiento obrero y la juventud, abriendo una nueva etapa histórica en nuestro país con la vuelta del peronismo al poder.

Mafalda es el reflejo de esta realidad, sin ser necesariamente de izquierda, ni socialista, ni revolucionaria, sino más bien democrática y pacifista pero siempre conservando una mirada crítica que sirvió y sirve de inspiración a jóvenes de todo el mundo.

Orgullo salteño

Una obra de teatro salteña recorrerá el país

Una obra de teatro salteña recorrerá el país 0

De gira

Con entradas agotadas la Sinfónica de Salta abre su gira en Buenos Aires

Con entradas agotadas la Sinfónica de Salta abre s... 0