QPS / Cultura

cultura / En el día del trabajador, "el derecho a la pereza"

Un interesante análisis cuestiona la cultura del trabajo y plantea luchar contra uno de los "dogmas más daniños" que haya creado la sociedad, la perversa idea de que el sentido de la vida es trabajar.

"El socialismo quiere socializar el trabajo: si todos trabajarán, se trabajará menos. Y luego eliminarlo: más tiempo libre, si, pero sobre todo liberación de la humanidad de la tiranía de la necesidad.

La vida no se ha hecho para trabajar. Que lo hagan las máquinas, para eso las inventamos. La vida se ha hecho para otras cosas: para el amor, para el arte, la creación, la amistad. Ya bastante duro es tener que morir un día, como para gastar ese puñado de arena que se nos escurre entre las manos, la vida, en una insípida y dolorosa tarea que carece de sentido: trabajar para hacer más ricos a los ricos y aumentar la miseria de los trabajadores" manifiesta la introducción de Eduardo Sartelli al Derecho a la pereza de Paul Lafargue.

El Derecho a la Pereza, es uno de los textos más leídos luego de la literatura marxista. Su autor, el pensador francés Paul Lafargue hace una defensa del sueño de la abundancia y el goce, de la liberación de la esclavitud del trabajo. En este texto, Lafargue plantea que el trabajo es el resultado de una imposición del capitalismo, contrariamente a la idea tradicional de reivindicación obrera y lo contrapone a los derechos de la pereza, más acordes con los instintos de la naturaleza humana, con los que se alcanzarían los derechos al bienestar y la culminación de la revolución social.

El pensador francés analiza las consecuencias de la crisis de superproducción que consideraba inevitable en el sistema económico burgués, y que se manifestarían por la ruina de los capitalistas, la desocupación y la miseria de los trabajadores. En un estadio previo, Lafargue considera y critica conceptos como el del sobreconsumo, la existencia de una clase doméstica de consumidores improductivos o la creación de necesidades y mercados ficticios con los que el sistema capitalista facilitaría la salida y reducción de vida útil de los productos.

Las conclusiones del trabajo de este intelectual marxista, plantean que es necesario la reducción de las jornadas laborales a 3 horas como máximo y la mejora de la capacidad adquisitiva de la clase trabajadora como soluciones a las crisis de superproducción periódicas pero oponiéndose al interés capitalista por el beneficio económico y apuntaba como ejemplo las políticas realizadas entonces en Inglaterra y Estados Unidos en favor del maquinismo.

Sin embargo, para Lafargue, el maquinismo o la introducción de las máquinas en un sistema capitalista podría generalizar la desocupación y la miseria, mientras que en el triunfo revolucionario, representarían el instrumento “que liberará al hombre del trabajo asalariado, el Dios que le dará el ocio y la libertad”.

“Seamos perezosos en todas las cosas excepto al amar y al beber, excepto al ser perezosos”

 Haciendo click en el link, accedé al texto completo de "El derecho a la pereza" de Paul Lafarge.

Fuente: Que pasa Salta

cultura

El próximo miércoles premiarán los cortos de Imáge... 2

#dustinlukeensalta

Quién es Dustin Luke, el yanqui que imita a los argentinos y promete hacer furor en Salta

Quién es Dustin Luke, el yanqui que imita a los ar... 8