QPS / Cultura

Crónica de un salteño / Como adolescentes, los Rolling Stones, más vivos que nunca

Leé el relato, en primera persona, de uno de los cientos de salteños que fueron al histórico recital de la banda británica en La Plata

Como adolescentes, los Rolling Stones, más vivos que nunca

La avenida 32 era una procesión del rock, y la fiebre de los Stones desfilaba por la avenida de La Plata. Un montón de remeras con la famosa lengua o algúna foto impresa de la banda decoraban el paso obligado para acceder al estadio único de La Plata

"“Oh... Vamos los Stones, los stones, los stones, vamos los stones...” se escuchaba a cada momento en el boulevard de la avenida. No faltaban los autos o las casas con el equipo al mango con alguna tema de la banda inglesa. Incluso algunos se animaban a bailar en la vereda y no faltaban los personajes que como un tìpico "rollinga" les decía a alguna chica que pasaba "¡las alitas, dale! Haceme las alitas, haceme las alitas" y sacudía el esqueleto como Mick Jagger. 

El accesso se hizo rápido y ordenando como una misa en la calle y seguía sonando "Vamos los Stones"; hasta que entramos a la inmensidad del estadio de La Plata y la emoción ya comenzaba a invadir nuestros cuerpos. Sin importarles la lluvia algunos se fueron amontonando al pie del escenario. 

Pasó la Beriso, sin mucho que decir de ellos, les faltó polenta para el escenario. Y luego tipo 19: 30 llegó Ciro y los Persas que hicieron reverencias a los Stones y como pidiendo permiso, pusieron a pre calentar el pogo con los temas más conocidos de los Piojos y algunos nuevos. Ya se respiraba aire de mega recital.

Se hicieron las 21, y sus majestades comenzaron con los primeros acordes de "Start me up".  Bien arriba y excitada la rollingada, detonó el estadio único de La Plata. Ninguno dejó de saltar y corear a Mick Jagger y la energía que lleva puesta, como si fuera el primer recital en argentina del 95 y nunca le hubieran pasado los años.

“Oh Oh Vamos los Stones, los Stones, los Stones, vamos los Stones” volvió a retumbar del aliento de las 60 mil lenguas que corearon a Keith, Ron, Charly y Mick. Esto resumía que la fiebre Stone sigue intacta como ellos. 

 

Se tocaron todo lo que cualquier fana de los Stones quería escuchar. Esta vez Jagger vino con el español mejorado. Contó que aprendieron a bailar tango en Caminito y que se comieron un chori con chimichurri en la costanera. Eso ya te hace pensar que los dioses del rock están más cerca de nosotros y que cada vez son más argentinos.

Abuelos, padres y nietos se mezclaban en las plateas y en la zona del campo para celebrar la misa rollinga en Argentina, nada podía salir mal. 

Momento de terrible emoción  fue cuando Richards fue el más ovacionado y piantándosele un lagrimón por el cariño del público dijo “I love you y muchas gracias”. Luego tocó "Can't Be Seen" y "Happy", de Exile on Main St. (1972) en los que se encarga de la voz líder. Y todos volvieron a enloquecer.  Después de "Miss You", que fue coreado por el estadio entero, Jagger dijo: "Son muy buenos cantantes". 

Durante "Anybody seen my baby" Jagger sorprendió a todos los salteños que estaban en el estadio nombrando a Salta en una improvisación con el corista Bernard Fowler.  

Es muy difícil decidir cual fue el mejor tema pero para mi se destacó "Gimme Shelter" por la voz y la figura explosiva de Sasha Allen , la corista de los Rolling Stones que bailó y se compenetró con Jagger en el escenario, y hasta  hizo suspirar a más de uno. 

Estos mounstros del rock demostraron que siguen siendos unos adolescentes pero con un par de arrugas. El amor de Argentina por la banda más importante del mundo se convirtió en una religión que trasciende las barreras generacionales. Tenerlos aqui de vuelta fue algo increible, y cualquier fana de los Stones desearía tenerlos todos los años. 

Los Rolling Stones

El combo compuesto por Jagger, Richards, el guitarrista Ron Wood y el baterista Charlie Watts contó en escena con el respaldo del bajista Darryl Jones; los tecladistas Chuck Leavell y Matt Clifford; Tim Ries y Karl Denson, en bronces; y los coristas Bernard Fowler y Sasha Allen.


La música en la sangre

Abby la metanense cantante, descendiente de Pavarotti

Abby la metanense cantante, descendiente de Pavaro... 5

En fotos

Así se vivió el carnaval nudista en San Telmo

Así se vivió el carnaval nudista en San Telmo 5