QPS / Argentina

Sin contratos / ¿Qué pasa cuando el Estado contrata una persona y después la despide?

Te contamos qué establece la ley ante este tipo de situaciones que se da en varios puntos del país con el cambio de autoridades.

¿Qué pasa cuando el Estado contrata una persona y después la despide?

Dicen que el principal empleador en negro es el Estado, en sus diferentes niveles, nacional, provincial y municipal. La observación obedece a que hay muchos “contratados” o prestadores de servicios que en realidad ocultan una relación laboral, de empleo público. Si bien no toda locación de servicios encubre una relación laboral, hay que ver cada situación, sí es cierto que hay casos de fraude por distintas razones.

El caso Ramos y la ley de empleo público según la corte

La corte marcó un límite a estas prácticas en el paradigmático caso “Ramos“, en el que consagró la estabilidad laboral para empleados públicos contratados, cuando hubo renovación sucesiva de contratos. Así, la corte avaló el reclamo de un trabajador que, por más de 20 años, había prestado servicios en la Armada tras la actualización continuada de su relación por tiempo determinado.

Ramos comenzó su vínculo laboral en 1976 como locación de obra y a partir de 1981 fue encuadrado en el Régimen para el Personal de Investigación y Desarrollo de las Fuerzas Armadas. Le fueron prorrogando el contrato hasta abril de 1998, momento en que lo despidieron.

Explica que las tareas realizadas por el actor carecían de la transitoriedad que supone ese régimen de excepción, que era calificado y evaluado en forma anual, que se le reconocía la antigüedad en el empleo y que se beneficiaba con los servicios sociales de su empleador.
“La demandada utilizó figuras jurídicas autorizadas legalmente para casos excepcionales con una evidente desviación de poder que tuvo como objetivo encubrir una designación permanente bajo la apariencia de un contrato por tiempo determinado”, añade.
Así, en tales condiciones, asegura que “el comportamiento del Estado nacional tuvo aptitud para generar en Ramos una legítima expectativa de permanencia laboral, que merece la protección que el artículo 14 bis de la Constitución Nacional otorga al trabajador contra el ‘despido arbitrario’”.

Una historia de fraude laboral

El hombre laburó para el ejército ente 1987 y 1999 en tareas de mantenimiento general; le habían dado una vivienda y pudo probar esto por testigos.

Los jueces ratificaron que “habida cuenta de que el actor prestó servicios a las órdenes de la demandada, recibía órdenes de sus superiores, y que todo ello lo realizaba a cambio de una suma de dinero y se le proporcionaba vivienda, arribo a la conclusión de que la relación que existió ente las partes no era otra que una relación de trabajo (arts. 22 y 23 de la LCT), a la que no se adjudicó un régimen jurídico en su momento, por lo que corresponde encuadrarlo según lo establecido en el principio de primacía de la realidad“.

Además, agregaron que debe gozar de los beneficios constitucionales del empleo público y si no es así, debe al menos estar amparado por el régimen del empleo privado que según el artículo 14 bis de la Constitución Nacional da estabilidad en el empleo o al menos indemniza el dspido sin causa. Así que lo indemnizaron. Abajo podés leer la sentencia completa.

¿Es culpa de Macri?

Después de 30 años al aire, echaron de la radio a Victor Hugo Morales

Después de 30 años al aire, echaron de la radio a... 38

Insólito

Ya venden el muñeco de Martín Lanatta a $ 1.700

Ya venden el muñeco de Martín Lanatta a $ 1.700 0