QPS / Argentina

¿En qué quedamos? / Gendarme golpeaba a su mujer, ella lo denunció y a él lo ascendieron

“Tiene muchos contactos, va a mandar a otro a que me mate para no arruinarse la carrera”, dice la desesperada mujer.

Gendarme golpeaba a su mujer, ella lo denunció y a él lo ascendieron


En 2012, Karina Gonella se puso en pareja con Pablo Sepúlveda, comandante principal de Gendarmería Nacional, y sólo dos meses después él empezó a mostrarle quién era: según cuenta a Clarín, le pegaba en lugares en donde las marcas no se vieran, la vigilaba con cámaras que instaló por toda la casa, y llegó a prohibirle comer durante tres días, a tal punto que debieron internarla. Karina lo denunció en varias oportunidades, logró que le sacaran el arma reglamentaria y lo trasladaran a Tucumán. Pero Sepúlveda volvió porque Gendarmería lo ascendió. Ahora, cuenta ella, el picaporte de su casa apareció roto y hay alguien desconocido que hace guardia, día tras día, en la puerta.La terrible historia fue publicada en el diario Clarín. 

Hace casi un año, Karina participó de la marcha #NiUnaMenos, pero su situación empeoró: “Los celos eran insoportables. Me agarraba y me amenazaba con la plancha caliente a dos milímetros de la cara. Me miraba todo el día desde el trabajo a través de las cámaras y no me dejaba tocar la comida porque él la pagaba.

Cuando le decía que lo iba a denunciar me contestaba: ‘Vos no me vas a arruinar la carrera. Si me denunciás decime con qué cuerpo querés el vuelto (en referencia a los hijos de ella)’”.

En 2013, “cuando me tiró por las escaleras de la casa del country de Pilar en el que vivíamos, quise denunciarlo. Pero vino la Policía, él chapeó y se retiraron como si nada”. Recién en marzo del año pasado se animó a pedir ayuda. Se acercó al Consejo Nacional de las Mujeres, la asistieron y luego, nada. Llevó una carta a Balcarce 50, logró que la llamaran de Presidencia y al día siguiente, fue peor: “Abrí la heladera y me agarró del cuello, buscó un desodorante Poett y un encendedor y me dijo: ‘Si tocás la comida, te quemo’. Después me quiso estrangular, los peritos corroboraron las marcas”.

Gonella hizo la denuncia en la Comisaria 40 por violencia de género (es la apertura de una causa penal en el Juzgado de Instrucción N°6). “También llamé al 137 e hicieron un informe que presentaron en el Ministerio de Seguridad (de ellos depende Gendarmería). Después, cuando fui a la Oficina de Violencia Doméstica me lo encontré: él me estaba denunciando por loca”. Karina fue más lejos: lo volvió a denunciar en el ministerio, los llamaron a una audiencia y “él me ofreció dinero para que retirara la denuncia. Me fui del juzgado sin una sola medida de protección y me quedé en la calle con lo puesto”.

Hace un año supo que le habían retirado el arma reglamentaria y que lo habían trasladado a Tucumán: como la Iglesia, que en vez de juzgar a los curas acusados de abuso, los envía lejos.

“Ahora alguien me está vigilando en la puerta de casa, el picaporte está roto. Le escribo un mail a la ministra (Patricia) Bullrich y ahí me entero que está de nuevo acá, trabajando en el edificio Centinela como si nada. Tiene amigos en la cúpula de Gendarmería que lo cubren”. Desde el Ministerio de Seguridad informaron a Clarín que “Gendarmería lo trajo de regreso porque le dio un ascenso” y que ellos pidieron que lo vuelvan a trasladar a Tucumán. “El resto lo tiene que hacer la Justicia”, aseguraron. Karina está aterrada: “Si no lo hace él va a fingir un robo, un accidente. Pero si siguen sin hacer nada y no me ayudan, me va a matar”.
 

Aplausos

Estudiantes de escuelas técnicas repararán las miles sillas de ruedas arrumbadas en el PAMI

Estudiantes de escuelas técnicas repararán las mil... 14

Prepará la tarjeta

Llega el HOT SALE con descuentos: enterate cuándo y qué negocios se adhieren

Llega el HOT SALE con descuentos: enterate cuándo... 1