QPS / Argentina

Error garrafal / Cuestión de números: Escribieron mal su DNI y ahora no puede ni cobrar su jubilación

Antonia Rita Pérez, una tucumana de 65 años, hace seis años sufre los contratiempos de la documentación que la identifica. Su partida de nacimiento termina en 185, pero por un error su documento termina en 186.

Cuestión de números: Escribieron mal su DNI y ahora no puede ni cobrar su jubilación

Los problemas comenzaron cuando la mujer realizó un cambio de domicilio. “El móvil del Registro Civil fue a mi barrio y una joven llenó la solicitud del trámite y se equivocó al escribir mi DNI”, contó Pérez. La situación se reveló al consultar el padrón electoral para las elecciones parlamentarias de 2009. La sorpresa fue grande al ver que en vez de ser 6.505.185, de ahora en más su DNI sería 6.505.186.

El primer paso consistía en averiguar quién era ahora el dueño de su identidad. Tras muchos trámites, Pérez encontró en la Banda del Río Salí a Soledad de Haro, quien también sufría las consecuencias de tener un DNI ajeno. Lejos de generar enemistades, ambas mujeres afrontaron juntas la intensa burocracia para recuperar su identidad. “Ella reclamaba su 6 y yo reclamaba mi 5”, afirmó Pérez.

Cuando llegó el momento de actualizar el DNI, comenzó otro camino de datos falsos. Antonia recibió en su domicilio, en el barrio 260 viviendas, su nuevo documento de identidad. Pero al verlo, la sorpresa la invadió. La tarjeta que recibió de parte del Registro Civil, certificaba que su documento finalizaba en 6. Cansada, la damnificada se dirigió al Juzgado Federal, donde le entregaron un escrito firmado por el Secretario electoral, que certificaba que su número de DNI terminaba en 6 y la habilitaba a iniciar los trámites de jubilación.

Junto a De Haro, Pérez encontró una solución para poder comenzar a cobrar sus haberes. “Yo necesitaba el dinero, así que inicié los trámites. Ella cobraba con el 5 y yo cobraba con el 6”, contó Pérez. Durante el año pasado, ambas mujeres no tuvieron problemas para recibir el dinero que les correspondía.

Los problemas

Pero todo cambió cuando De Haro, enferma de cáncer, falleció a causa de una insuficiencia cardíaca. Pérez fue a retirar su plata al Banco Santiago del Estero, pero le informaron que no podía realizar la operación porque no figuraba en los registros de la Anses. Sin embargo, De Haro si aparecía. “En enero fui a cobrar el bono de $ 400 por asignaciones y jubilaciones y en la pantalla del banco salía el nombre de ella. Entonces no pude cobrar nada”, se quejó la mujer.

Antonia vive con José, su marido. José es albañil, pero en enero las obras se paralizan y no consigue trabajo. Por eso, la señora reclama poder cobrar los $ 3.700 que le corresponden.

Sin bajar los brazos, la mujer presentó todas las pruebas que certificaban que su DNI terminaba con 5. Gracias a ello, desde Buenos Aires la autorizaron a obtener su correcto documento para poder cobrar sus haberes. Sin embargo, todavía no puede percibir el dinero. “Fui a la Anses con mi documento nuevo y me dijeron que podía cobrar enero y febrero, pero que tengo que esperar que desde Anses autoricen al banco para que me paguen”, aseguró Pérez.

Desde la Anses explicaron que al no contar con autorización la entidad no resuelve esas cuestiones en la provincia. “Si bien la señora puede acreditar que es ella, difícilmente un banco se quiera hacer cargo o la Anses quiera emitir un pago y hasta incluso la AFIP no reconozca que son de ella los aportes. Esta situación tiene que ver más con el Registro Nacional de las Personas”, explicó Gastón Robles.

La desesperación lleva a Antonia a pensar en medidas drásticas. “Nunca dejé de intentar que me corrijan el número. Estoy cansada de no obtener respuestas. Le voy a hacer juicio al Estado”, concluyó.

 

Fatalidad en Córdoba

Un joven jugaba al fútbol y murió fulminado por un rayo

Un joven jugaba al fútbol y murió fulminado por un... 1

Temporal

Así quedó Tilcara tras la tremenda inundación: las fotos

Así quedó Tilcara tras la tremenda inundación: las... 24