QPS / Argentina

Indignación en Mendoza / Creen que son 60 los chicos sordos abusados por curas

Lo dijo el fiscal. Sacarán a todos los alumnos del instituto Próvolo y prohíben todo contacto con los religiosos.

Creen que son 60 los chicos sordos abusados por curas

“Obligaban a mi hijo a tener sexo oral con otro alumnos, mientras los curas y los celadores miraban”, declaró en la Justicia mendocina Cintia, mamá de uno de los chicos abusados en el instituto religioso Antonio Próvolo. Al sitio de los vejámenes lo llamaban La casita de Dios. "Los metían para atrás en un lugar ubicado en el fondo del instituto donde otras víctimas podían ver a través de la rendija de una puerta lo que pasaba”, dijo el fiscal Francisco Sidoti, que ha tomado más de 30 testimoniales desde el viernes cuando ingresó la denuncia y se destaparon tantos años de impunidad. Hoy se decidió sacar a todos los chicos de la institución y evitar todo contacto de ellos y sus familias con los religiosos.

Las víctimas eran chicos sordomudos de entre 10 y 12 años, que tenían prohibido por sus directivos y docentes utilizar el lenguaje de señas para alentarlos a usar lenguaje oral. Ahora esa exigencia académica parece sumar dramatismo al silencio cómplice que imperaba.

Las historias de violaciones, abusos sexuales, cambios de conducta y temor de chicos hipoacúsicos, que concurrían al Instituto Próvolo de Mendoza, aparecen a borbotones. En la puerta del colegio de Luján de Cuyo, en el Gran Mendoza y en el ingreso a la Fiscalía 15, las familias narran sus historias tenebrosas. Sienten pesar y mucha culpa por haberlos internado en un colegio católico para superar una discapacidad y enterarse de que vivían un verdadero infierno.

Otra mamá denunciante, Emilce, dijo que su hija de 5 años, que tiene un retraso mental e hipoacusia, ha manifestado conductas extrañas y no quería ir más al colegio. "Se volvió agresiva, venía lastimada a casa y nos llamaba la atención que se tocaba las partes íntimas. Tampoco quería que ningún hombre, aunque fuera de la familia, se le acercara, le acariciara la cabeza. Se ponía nerviosa, lloraba", describió la mamá que pide que su hija sea examinada por profesionales médicos, ajenos al colegio.

Emilce le dijo a Clarín que pidió explicaciones a la escuela por los golpes y lastimaduras de su hija y que la respuesta de la maestra fue que “se lo debía haber hecho en casa, que no podía ser en el colegio”.

Son alrededor de 20 los casos denunciados, pero el fiscal Fabricio Sidoti cree que pueden ser muchas más las víctimas, cerca de 60, de acuerdo a los testimonios recabados. La mayor cantidad de abusos sexuales se produjo entre los años 2007, 2008 y 2009. Pero en los últimos días, también han aparecido testimonios de casos recientes.

Dos curas y dos empleados están detenidos desde el lunes y hoy se sumó el quinto detenido, el jardinero. La Procuración General de la provincia decidió incorporar un fiscal para que colabore con Sidoti, quien encabeza la investigación.

La Dirección General de Escuelas del gobierno mendocino intervino el colegio y ordenó retirar a los chicos alojados y prohibir que tomen contacto, tanto los menores como sus familias, con los religiosos. "Ningún integrante de la orden religiosa podrá acercarse a los niños ni a sus familias, hemos solicitado una orden de restricción de acercamiento", explicó el director de Asuntos Jurídicos de la DGE, Francisco Fernández, en una medida inédita.

De los sacerdotes, el de mayor poder en la institución, el italiano Nicolás Corradi (82), arrastra denuncias de abuso sexual a niños desde 1984, en Verona, Italia. Su caso fue presentado por una red de víctimas en Washington. Fue trasladado a la Argentina para encubrir sus actos aberrantes. El otro cura detenido es Horacio Corbacho (56), primer sacerdote egresado de La Compañía de las Hermanas de María, una orden religiosa para hipoacúsicos con sede en La Plata, al que pertenece este colegio. La vicegobernadora Laura Montero, que acompañó la denuncia de la primera víctima, aseguró que hay más denuncias de abuso en la sede platense y en otra de Salta, de la misma orden religiosa.

 

Horacio Corbacho, uno de los curas acusados de abuso en Mendoza.

José Luis Ojeda es otro de los detenidos. Se trata de un hombre sordomudo, que trabajaba como administrativo, que se crió en el Instituto y tenía un rol particular. Creen que era quien buscaba y llevaba a los chicos a la "casita de Dios", el lugar donde se cometían los abusos y que también estaba a la vista de otros alumnos del Instituto. "Es un sordomudo que ha sido criado ahí. Todas las mañanas lo he visto. Estaba en contacto permanente con los niños. Era él quien era mandado a buscar a los chicos para ser abusados", contó Jaquelína, la madre de una nena que asiste al colegio.

Algunos estudiantes regresaban a sus casas todos los días y otros residían allí. Las víctimas eran los chicos internados, de entre 5 y 12 años. Hijos de familias con escasos recursos o que venían de lugares alejados, incluso de otras provincias. Los delitos que se investigan son violaciones, manoseos, maltrato físico y sexo oral a varones y nenas.

Para mañana se espera la llegada de más testigos y denunciantes que residen en otras provincias.

Desubicada total

Una jujeña incendió las redes sociales por algo que cayó muy mal

Una jujeña incendió las redes sociales por algo qu... 16

Pasó en Misiones

Un profesor denunció que lo echaron de un colegio por ser homosexual

Un profesor denunció que lo echaron de un colegio... 6