Política
La INJusticia en Salta

El diputado salteño acusado de encubrir a una banda de cuatreros se lavó las manos

Pedro Sández, de Anta, dijo que no pondría "las manos en el fuego" por su hijo, quien lideraría el grupo delictivo, y echó culpas a terceros.

La denuncia es realmente grave. Hace unos días se publicó una solicitada que lleva la firma de productores agrarios y responsables de firmas del rubro, en la apuntan contra el hijo del  diputado provincial Pedro Sandez (Anta) por liderar una banda de delincuentes dedicados al abigeato (cuatrerismo). 



Anoche, en la Cámara de Diputados de la Provincia, el legislador señalado -por encubrir a su hijo y el resto de los delincuentes- habló y, lejos de cargar con la culpa, se lavó las manos. 



Sández atribuyó a la familia Ortiz de Urbina la responsabilidad de promover lo que él consideró una difamación en su contra. También los acusó del vaciamiento parcial de Salta Forestal, durante el gobierno de Roberto Ulloa y haber usurpado una finca de su tío, Víctor Sández.




Las denuncias públicas en contra Sandez lo implican en maniobras de protección a ladrones de ganado, apoyándose en la relación política con el senador departamental, que es a su vez padre del fiscal de distrito.




En su defensa, cuenta el sitio Expresión del Sur, el diputado también implicó al secretario de Agricultura de la Provincia, Eduardo D´Angelo de quien dijo manejó a discreción haciendo negocios con el consorcio de riego de la zona e hizo “calesitas” en varias empresa de la zona de donde siempre lo echaron.




Con relación a la situación de su hijo que se vio implicado en un caso de abigeato, expresó que no pone las manos en el fuego por él.


Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre