Salta
Temporal en Salta

Hay comunidades que siguen aisladas en el norte y esperan la ayuda de la gente

Los parajes San Felipe y La Esperanza, a unos 25 kilómetros del pueblo de Rivadavia Banda Sur, la están pasando muy mal.

El comité de emergencias de Rivadavia Banda Sur llevó asistencia a familias criollas y de comuidades originarias que habitan en los parajes San Felipe y La Esperanza, a unos 25 kilómetros del pueblo, que quedaron aisladas por la llegada del desborde del río Pilcomayo. 



Bernardino Pizarro, de la Comunidad Misión Wichi de Rivadavia Banda Sur informó a Nuevo Diario que el 1 de febrero, personal de la Municipalidad y “pueblos originarios de (la provincia de) Salta” fueron con dos tractores llevando mercadería para estas familias.



Dijo que aunque el agua llegaba a la cintura, se podía transitar porque la base estaba todavía firme. En cambio, señaló que ahora el camino está intransitable debido a que el agua lo socavó, “se hace corredera” y al estar con agua “es muy peligroso”, por lo que “hay que esperar que se seque y que vaya la máquina a arreglar”. 



Pizarro contó que luego se llevó ayuda por vía área, “porque ya no se puede entrar por ningún lado desde Rivadavia”, dijo que incluso se sacó a una mujer por esta vía. En el caso de San Felipe la gente está una parte alta y si bien están rodeados por el agua, “tienen una lancha y pueden salir”. En cuanto a la escuela, el dirigente dijo que “siempre” se inunda cuando crece el río. 



El otro problema es que los animales se están quedando sin alimentos. En el caso de La Esperanza “están en una lonjita que comparten animales y personas”. 



Ayer salió con destino a San Felipe otro tractor llevando mercadería y con asistencia sanitaria. Pizarro dijo que los socorristas tenían previsto seguir en lancha a La Esperanza. Ayer también el agua estaba bajando en estos parajes. 



En El Chaguaral, a 12 kilómetros de Rivadavia, el cacique Andrés Ruartes informó que las 60 familias originarias se inundaron pero no hubo mayores consecuencias. Sin embargo, dijo que “la gente teme” una nueva crecida, porque ya las lagunas y cañadas están llenas. 

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre