Zapping
Te parte el alma

La despedida más dolorosa del marido de Débora Pérez Volpin

Quique Sacco habló de la controversial muerte de su pareja en la Legislatura porteña, donde se llevó a cabo el velatorio. El periodista deportivo fue quien recurrió a la Justicia para que se investigue la controversial muerte.

"Todos en la familia queremos agradecerles inmensamente el afecto, el respeto y la consideración que han tenido. Son momentos de mucho dolor", dijo muy emocionado Enrique Sacco a la prensa, al finalizar el velatorio de Débora Pérez Volpin en la Legislatura porteña. 



"No podemos entender todavía cómo nos ha cambiado la vida de un momento para el otro. Hemos hecho lo que seguramente Débora hubiera hecho si tenía que actuar por alguno de nosotros. No tenemos rencores, no tenemos deseos de venganza, lo único que queremos saber es la verdad", agregó.



Pérez Volpin murió el martes 6, luego de sufrir un paro cardiorrespiratorio mientras le realizaban una endoscopía digestiva alta. Tenía 50 años. Tras la autopsia, la familia sospecha de una mala praxis, aunque recién a fines de la semana próxima se sabrá -con el resultado del análisis de los tejidos- si las lesiones en el estómago y el esófago se produjeron durante aquel estudio, indicó Infobae. 



Más allá del doloroso momento que deben atravesar, Quique aseguró que la van a recordar con alegría: "A Débora no la vamos a despedir, sino que vamos a celebrar su sonrisa y su hombría de buena persona. Era como quería que la recordaran. Yo soy su compañero de este último tiempo, estaba profundamente enamorado y lo estoy. Es muy difícil entender lo que ha pasado. Pero les puedo decir con dolor, pero con mucha satisfacción, que estaba enamorado de una mujer maravillosa".



Por último, manifestó: "El país está conmocionado, gente que vive afuera del país y que nos conoce nos está llamando, desde ilustres profesionales hasta ciudadanos comunes. Les puedo asegurar lo maravillosa que era, esto es superlativo. Creo que es nuestra tranquilidad, nuestra fuerza para seguir adelante. Están Agustín y Luna, son la continuidad de su sangre (…). Les voy a decir una frase que alguien me escribió entre todas las que leí: 'El cielo se equivocó o se apresuró o el tiempo nos dirá la verdad'. De verdad queremos agradecerle por esta felicidad que tendría Débora por el reconocimiento de todos ustedes y de toda la gente".

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre