Sociedad
Sufrió bullying toda su vida

Tenía la mandíbula salida y se operó: quedó igual a Miley Cyrus

Todos la cargaban y no quería salir a la calle. Decidió operarse y cambió su vida.

Sophia Rose había sufrido de bullying en la escuela y cada vez que salía a la calle. Su mandíbula era muy pronunciada y era objeto de burlas por parte de sus compañeros. 



Pero dicha condición no solo era un complejo físico, pues a Sophia le impedía comer correctamente e incluso tenía problemas de pronunciación.



A los 20 años fue obligada a llevar un aparato dental para corregir la prominencia, su autoestima empeoró. “Trataba de no aparecer en las fotos. Me sentía mal por dentro…”, dijo la joven.



Según relató la joven de 22 años al diario Daily Mirror, la distancia entre su mandíbula inferior y superior llegó a ser de 12 milímetros y eso, sumado a un necesario uso de frenillos, le suscitó terribles problemas.



“Mi confianza estaba tan baja… Yo intentaba evitar fotos y, si alguna vez me tomaba una selfie, editaba mi mandíbula para que el problema se notara menos“, recuerda, y también dice: “Yo me sentía muy avergonzada al hacer eso“.



Sin embargo, ella pasó por una larga cirugía que duró 7 horas en julio y su aspecto cambió radicalmente. Los médicos usaron tornillos y chapas metálicas para realinear su mandíbula antes de encajarla con su ortodoncia, la misma que fue removida tras 6 meses.  



 “Me encanta mi sonrisa y amo mi cara. Ha cambiado pero aún me siento como yo misma”, confesó Sophia.



“No pude creerlo cuando vi el resultado final, luce realmente impresionante. Ha sido un proceso muy emocionante y satisfactorio. Por supuesto no habrá más retoques en mis selfies. Me encanta mi sonrisa y el cambio que me han podido dar. Creo que resalta mis ojos y por fin tengo pómulos. No tengo que intentar usar maquillaje porque sé que están ahí. Me siento muy feliz tras recuperar el físico que siempre quise", agregó.



El sorprendente antes y después



Ella dijo que era consiente que después de la operación su vida cambiaría.“Sabía que mi rostro no sería el mismo cuando me despertara. Conforme ellos cambian la posición de tu mandíbula, la forma de tu cara va mutando poco a poco, es una gran evolución”.  





Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre