Policiales
Salteños contra salteños

Su hijo estaba robando y lo mató un policía: "No es un héroe, es un asesino"

Ivonne Kukoc dijo que su hijo "fue el que le sacó la cámara al turista (Wolek), pero no fue el que lo apuñaló".

Ivonne Kukoc es la madre de Juan Pablo Kukoc, el delincuente salteño de 18 años que murió por los disparos del policía Luis Oscar Chocobar, también de Salta, que intervino tras el violento robo en el que el turista estadounidense Frank Joseph Wolek, de 54 años, recibió 10 puñaladas, en el barrio porteño de La Boca.



"Me cansé de escuchar mentiras. Lo único claro es que el policía no es un héroe y no defendió a nadie. Es un asesino", dijo Ivonne a Ernesto Tenembaum en Radio Con Vos.



"Mi hijo fue el que le sacó la cámara al turista, pero no fue el que lo apuñaló. Pereyra (el otro delincuente, que cumplió la mayoría de edad) lo hizo. Sigue detenido", siguió.



La mujer se basa en las imágenes de las cámaras de seguridad. "Se ve que mi hijo lo acompaña a él hasta ese lugar (sobre la calle Garibaldi), logra sacar la cámara, se la da a Pablo y Pablo sale corriendo (por Olavarría). El hombre no se dejaba extraer la cámara y ahí él lo apuñala."



La madre del delincuente muerto también dijo que Chocobar disparó 8 veces y que sólo dos impactaron en su hijo. "Uno le dio en la pierna y le rompió el fémur. Ahí Pablo cae, no sé por qué siguió disparando", detalló la mujer.



Según lo que le dijeron los médicos que atendieron a su hijo mientras estuvo internado 4 días, el disparo fue a menos de 7 metros y, según dice, "fue mucho más arriba de la cintura que lo que dicen. Le perforó el riñón, el hígado, el cólon y el estómago".



Ante la pregunta de por qué Pablo robaba, Ivonne dice que su cómplice es el que lo convenció para robar. "Pablo no es un ladrón que salía a robar todos los días. Es mentira. Tenía una causa. Lo enjuiciaron por robo en banda porque estaba con dos amigos más y le robaron el celular a una pareja".



La mujer también dijo que internó a su hijo en un instituto "porque quería salvarlo del alcohol y las drogas. Vivía en la calle con sus amigos". Y alegó que le costó mucho lograr esa internación. "Me decían que tenía que ser más adicto como para internarlo."



En la causa judicial, el policía fue procesado y embargado por $ 400 mil. Tres testigos contaron cómo pasó todo. "Disparé porque se venía contra mí y tenía miedo", dijo Chocobar ante la Justicia y repitió su relato este jueves, cuando fue recibido en Casa Rosada por el Presidente, Mauricio Macri.

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre