Tiro Libre
Hincha veneno

Sólo el amor que siente por el Cuervo hizo que el pibe Hernán Vargas siga en el club

Villa Primavera fue a la carga por él y le ofreció un dinero que en Central Norte nunca ganaría. Pero el chico, que tiene la sangre negra, lo desechó para quedarse en la institución del que es hincha.

Fue una historia breve, pero contundente. El tema es así: decir que Central Norte tiene deudas con sus jugadores es caer en la redundancia, pero es la realidad y el demonio Vargas no es la excepción a esta maldita regla.



El contrato entre Vargas y Central Norte feneció el día que quedaron afuera y el pase pertenece al propio jugador que, según comentan, en mayo podría emigrar al fútbol ecuatoriano. Atento a esto, Villa Primavera fue a la carga por él, y le ofreció un dinero que en Central Norte no ganará, sencillamente porque esta dirigencia no está pagando sueldos, salvo a tres jugadores, los demás, juegan “por lo que haya”, esta es la realidad.



Todo comenzó y concluyó el mismo viernes. Los directivos de Primavera se pusieron en contacto con el delantero, quien les pidió que lo dejen pensar hasta la tarde. Y llegado el momento Vargas les dijo: “Les agradezco el ofrecimiento, pero me quedo en Central Norte”.



Sólo el amor que siente por su club lo hizo tomar esta determinación, porque el sabe, más allá de las promesas, que el presente de su club está complicado desde lo económico, por más que quieran dibujar otra realidad.



Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre