Tiro Libre
Otra mala

El Cepillo Acosta se cansó de las mentiras y le sacó la careta a la dirigencia de Central Norte

El ex DT habló y dejó al descubierto la realidad que Tiro Libre te venía contando desde hace tiempo con respecto a los malos manejos dirigenciales. “Juegan conmigo y con mi familia”, disparó.

Abandonó su tono conciliador para adoptar una postura más dura. Lo que antes callaba lo dejó al descubierto. “Es que están jugando conmigo y con mi familia”, suelta la primera frase con bronca y, también, un dejo de tristeza. El que habla de otro lado de la línea es el Cepillo Acosta, ex técnico de Central Norte. “Tristeza tengo porque no pudimos lograr el objetivo, a nosotros nos dolió de verdad quedar sin nada”, remarca “nos dolió de verdad”, con un mensaje por elevación: ¿no todos en el club están tristes por el fracaso?



Pasaron varias semanas ya de aquél golpe. Y Acosta espera que le paguen la deuda que quedó con él. Le dio hasta facilidades de pago, pero los dirigentes no le responden sus mensajes y el presidente sigue sin dar la cara. “Para viajar a Entre Ríos tuve que pedir plata prestada, y ahora para ir a Salta tendré que recurrir a lo mismo. No puede ser esto, están jugando conmigo y con mi familia”, expresa.



Y hasta su esposa expresó su dolor en Facebook. Lamentando la situación y dándole fuerzas a su compañero para superar el mal trago. “Fueron siete meses de lucha, y la seguimos peleando”, escribió la señora del Cepillo.





“Me deben parte de octubre, noviembre y diciembre. Les dije que me paguen hasta noviembre y que diciembre me lo den en 10 cuotas si quieren. Tengo hasta premios para cobrar por pasar de fase, pero eso no lo quiero. Más no puedo hacer de mi parte, y me duele que ni siquiera me contestan los mensajes”, disparó Acosta.



El Cepillo no descartó recurrir a la Justicia. Si eso ocurre, se le armará un problema a los dirigentes, ya que ellos mimos fueron los que modificaron el estatuto y agregaron que, las pérdidas económicas que tuviere el club por negligencias en la conducción, “serán los propios directivos los que deberán afrontar los gastos de su propio peculio”. Aunque, a decir verdad, lo que menos hizo esta dirigencia fue respetar el estatuto.



“¿A dónde se vio que un presidente no te llama después de 25 días? Terminé decepcionado, la verdad. Yo puse todo de mi, me tuve que pelear con los jugadores para que juguemos en el Dr. Luis Güemes y lo hice; tapé muchas cosas que pasaban en el club para que miremos para adelante porque queríamos el ascenso. Hice muchas cosas por ellos, y tengo esta devolución, eso me duele, que jueguen conmigo, con mi esposa y mis hijos”, subraya.





Al ser consultado si se arrepentía de haber ocultado la realidad en pos del objetivo, Acosta respondió que “nunca me arrepiento de lo que hago. Para mi hubiese sido renunciar, irme por todas las cosas que pasaban, pero nunca lo pensé porque queríamos el ascenso. Postergué muchas cosas por un sueño porque fui a Salta por todo, pero no se dio. Mirá, cuando quedamos afuera, los jugadores hicieron la lógica, se plantaron ahí hasta que le pagaron. Yo no hice eso porque terminábamos de quedar eliminados y no tenía ánimos de pasar por la oficina. Ahora quedé al último de las obligaciones, se olvidaron de mi, ni se dignan en responderme. Yo lo lamento por el club, pero algo tengo que hacer porque es una plata que me gané con mi trabajo”, concluye el Cepillo.



Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre