Policiales
Violencia sin fin

Se conocieron escabrosos detalles de cómo asesinaron al barra de Boca

Gustavo "Oso" Pereyra era el líder de la facción disidente de la barra de Boca y fue brutalmente asesinado.

La siguiente crónica policial corresponde a Infobae:



Son las once de la noche y un Volkswagen Voyage negro entra en el Barrio Don Orione, ese complejo habitacional del partido de Almirante Brown cuyos monoblocks definen la geografía. Llega hasta el edificio D6 ubicado en el lote 33 y un hombre calvo, panzón y en bermudas baja del asiento de atrás. Otros dos se quedan adelante y estacionan a 50 metros.



La cara del calvo no es conocida por el grupo de cinco amigos que están sentados en la puerta, espalda contra la pared. Pero saluda y responden el saludo. El visitante ingresa y sube hasta el tercer piso. Busca las letras en la puerta, encuentra la C y toca el timbre. Elva Lucía Pérez pregunta quién es y del otro lado le contestan que vienen a ver a su hijo, al Oso. No duda, abre, y va a buscar a Gustavo, como lo llama ella, que está en el baño.



El Oso Pereyra, de él se trata, sale y va al living. Su madre ya se retiró a la cocina. Tres minutos después, se escucha una discusión y una ráfaga de tiros. Serán ocho: siete impactan en el cuerpo de quien fuera uno de los más icónicos barras de Boca de los últimos 20 años. El otro queda incrustado en la pared.



Elsa corre y ve a su Gustavo tirado en el piso, en medio de un charco de sangre, y pide ayuda a los vecinos. El calvo y panzón que lo acaba de matar ya bajó, ya se subió al Voyage negro del que nadie sospechó y el auto acelera perdiéndose rumbo a Claypole. Y aunque el Oso es trasladado de urgencia por un amigo al hospital Oñativia de Rafael Calzada, su vida definitivamente se apaga. Y empieza el misterio: ¿quién y por qué? Esa es la pregunta que se hacen por estas horas en la fiscalía tres de Lomas de Zamora, donde por el momento todo es desconcierto, y las hipótesis están abiertas.

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre