Salta
En boca de todos

Lo buscaban por todo Salta y estaba de fiesta en un telo con prostitutas

El caso de Hernán Almirón puso en vilo a toda la ciudad en octubre del 2012. No pudo salir de Las Palmeras, porque no tenía nafta.

El 20 de octubre del 2012, un hombre mayor, desesperado, denunció que su hijo, Hernán Almirón de 35 años, había desaparecido, tras el partido que en ese entonces jugó la Selección argentina con la de Chile.



El denunciante, domiciliado en el barrio Docente Sur, temía por la vida de su hijo y pensó que podría haber sido víctima de algún delito o secuestro, ya que conducía un automóvil VW Suran azul oscuro con vidrios polarizados, patente KOT 976, llevaba en su poder $5.000. No había rastro del muchacho.




Hernán era buen esposo y padre de tres hijos con los que vivía en el barrio San Carlos. Era empleado de la tesorería de Saeta.




Se utilizaron todos los recursos de la Brigada de Investigaciones, de la División de Lucha contra la Trata de Personas, del 911, de la División de Seguridad Urbana y hasta de Gendarmería Nacional. Todo para encontrarlo.



Dos días después apareció de la forma menos pensada. Estaba en el motel Las Palmeras, en compañía de cuatro prostitutas jóvenes, totalmente borracho y aparentemente obnubilado por consumo de otro tipo de sustancias. 



Se había gastado la mitad del dinero y la otra mitad, aparentemente, quedaron en manos de las acompañantes. Salió de la habitación para manejar hasta su casa y cuando vio que no tenía nafta, llamó a un amigo para que lo auxilie. 



El presente de Almirón es incierto. Lo que se sabe es que no trabaja más en Saeta. Algunos allegados contaron que se separó y viajó a México. 

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre