Mundo Bizarro
Un papelón

Escuchó gemidos y entró a la habitación, pero no era lo que él pensaba

El hombre y su esposa hacía un año que no tenían sexo y dormían en camas separadas. Él creyó que estaba con otro, pero nada que ver.

Garrett Higgs llegó a su casa de Port St. Lucie, en Florida, el pasado martes. Abrió la puerta y escuchó unos gemidos que salían de la habitación matrimonial. En ese momento creyó lo peor: sospechó que su esposa, Flavia Higgs, lo estaba engañando con otro. Entonces, cegado de celos, irrumpió en el cuarto.



Pero la sorpresa fue otra: la mujer estaba masturbándose y llegando al climax. Ella enfureció de inmediato, saltó sobre su marido y comenzó a golpearlo sin detenerse. De inmediato, Flavia decidió llamar al 911. El Personal del Departamento de Policía local llegó de inmediato a la vivienda.



Según escibió el agente a cargo en el reporte policial, "[Garrett] dijo que llegó a casa y escuchó gemidos, explicó que él y su esposa han estado separados desde hace un tiempo y que dormían en dormitorios separados y que no habían intimado desde hacía más de un año". Y continuó: "Dijo que cuando escuchó, se dirigió a la habitación y continuó oyendo el mismo ruido de satisfacción. Dijo que la puerta estaba cerrada y que ella no respondía". Al cabo de unos segundos se las ingenió para ingresar y fue allí cuando se produjo la violenta pelea.



La señora Higgs quedó detenida por haber sido la que inició el contacto físico y la agresión. Horas después fue puesta en libertad, pero podría afrontar cargos más severos si el marido inicia una denuncia contra ella, informa Infobae.



Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre