Internacional
El peor final

La espantosa muerte que tuvo un argentino en el terremoto de México

Se llamaba Jaime Achequenaze, tenía 76 años y murió en una fábrica de su propiedad.

Ayer, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México confirmó que, entre las víctimas fatales del terremoto de 7,1 grados de magnitud que destrozó al país el martes último, se encontraba un argentino. Hoy se conoció que se trata de Jaime Achequenaze, de 76 años, que desde hacía tiempo vivía en ese país y estaba en una fábrica de su propiedad que se derrumbó producto del fuerte temblor y provocó su muerte.



Esta mañana, el embajador argentino en México, Daniel Chuburu, informó que la víctima fatal era un hombre de 76 años que pertenecía a la comunidad judía local, pero no quiso revelar su nombre dado que todavía no habían podido contactarse con su familia por la festividad judía de Rosh Hashaná (Año Nuevo).



Más tarde, la Cancillería, a través de un comunicado, confirmó que se trataba de Jaime Achequenaze, pese a que en un primer momento habían mencionado que su apellido era Askenazy.



Según publicó La Nación, la Agencia Judía de Noticias (AJN) también informó sobre la muerte de Achequenaze, "un judío religioso comprometido con su comunidad que vivía hace años en México junto a toda su familia".



Al momento del terremoto, Achequenaze -llamado por sus conocidos "El Che"- estaba en una fábrica textil del centro de la Ciudad de México, que era de su propiedad. El fuerte temblor de 7,1 grados de magnitud provocó el derrumbe del edificio y la muerte de varias personas, entre ellas, la de su dueño.



La AJN agregó que la víctima "acudía frecuentemente al templo donde se encargaba de preparar la caja de los donativos".



"Los restos mortales fueron retirados de la morgue por los familiares del señor Achequenze Azkenazy, también residentes en México, y serán inhumados por su familia. La Cancillería argentina ha expresado sus condolencias a la familia Achequenaze", concluye el comunicado del Palacio San Martín.

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre