Salud
Hagamo asao

Nuevo estudio destroza algunos mitos vegano-vegetarianos

Algunos afirman que las dietas vegetarianas tienen el potencial de prevenir la mayoría de las enfermedades de estilo de vida o civilización, este estudio sugiere lo contrario

¡Qué bueno es disponer de algún tiempo libre los Domingos! Uno se sienta ante su computadora, abre su programa de correo electrónico y se da una vuelta por las últimas novedades publicadas en PlosOne o DocGuide. Así es como me “cayó en la pantalla” el último trabajo del “Institute of Social Medicine and Epidemiology” de la Medical University en Graz, Austria. Se ve que los médicos austríacos estaban algo preocupados con el tema de la alimentación de muchos de sus pacientes. Después de todo llevamos ya varios años escuchando cosas muy interesantes, como que sobre todo el consumo de carne podría conducir a diversas enfermedades llamadas “enfermedades de la civilización”. Nos dicen que es posible evitar esas enfermedades mediante la renuncia al consumo de carne. No nos extraña que desde los púlpitos de la salud no dejen de propagarse ideas del tipo: “Las dietas vegetarianas tienen el potencial de prevenir la mayoría de las enfermedades de estilo de vida o civilización. Además, pueden ser utilizadas con éxito en su tratamiento”.



Ya el estudio EPIC (centrado en los efectos de las dietas sobre los procesos cancerígenos) había dejado entrever que ni los vegetarianos viven más tiempo, ni los alimentos vegetales suponen por sí mismos una protección contra el cáncer tal y como se afirmaba.  EL personal de la Clínica Universitaria de Graz, no contento con la divergencia entre lo que se “medía” y lo que se seguía afirmando, se puso manos a la obra y diseñó un estudio epidemiológico para ver qué había de cierto en eso del poder curatorio del vegetarianismo o el veganismo. Los resultados son…. algo diferentes de lo que casi todo el mundo podría esperar:



Los resultados del estudio contradicen el estereotipo popular según el cual la dieta libre de carne es beneficiosa para la salud: Los vegetarianos presentaron casi el doble de patologías alérgicas que los consumidores de  carnes (30,6% a 16,7%) y mostraron un 166% más de patologías cancerosas (4,8% a 1,8%). Además, los investigadores constataron un  150% más de patologías cardiovasculares entre los vegetarianos que entre los carnívoros (1,5% a 0,6%). En general, los investigadores estudiaron  18 enfermedades crónicas diferentes. En comparación con los consumidores de carne, los vegetarianos enfermaban con más frecuencia (78%)  en  14 de las 18 enfermedades estudiadas –  que incluyen el asma, la diabetes, la migraña y la osteoporosis



Lo interesante es que los efectos positivos de las dietas  fueron más pronunciados en el grupo de mayor consumo de carne. Y no sólo en lo referido a patologías somáticas. Los vegetarianos son  propensos a sufrir  depresión, trastornos de ansiedad, trastornos psicosomáticos y trastornos de la alimentación. Los vegetarianos se ven más afectados por cierto tipo de enfermedades, van al médico con más frecuencia y necesitan tratamientos más largos que los consumidores de carne.



De los resultados de los científicos de la Universidad de Graz es posible concluir que los vegetarianos tienen una menor calidad de vida que los consumidores de carne. En las cuatro categorías analizadas para medir la calidad de vida los valores de los vegetarianos fueron menores: La salud física y psicológica, las relaciones sociales y la calidad relacionada con el entorno de la vida 



Aquí les dejo el acceso directo al paper:



Nutrition and Health – The Association between Eating Behavior and Various Health Parameters: A Matched Sample Study

Nathalie T. Burkert*, Johanna Muckenhuber, Franziska Großscha¨dl, E´va Ra´sky, Wolfgang Freidl



Después no digan que no les avisamos.



Por supuesto que es perfectamente respetable la decisión individual de no comer carne. Yo tengo varios amigos, muy buenos amigos, vegetarianos, y jamás se me pasaría por la cabeza decirles lo que deben y no deben comer. Sirva este artículo para informar, nada más. Por si alguien decide decirle a usted lo que debe, o no debe comer.



Discutan ustedes si lo desean, ¡es un tema apasionante! 



Escrito por Luis I. Gomez para Desde El Exilio

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre