Zapping
Es muy dura

La verdadera historia de Maxi Diorio: es demasiado triste

Todos conocemos al que baila en zunga en la pista de Showmatch ¿Pero qué se sabe de su vida?

Pocos saben que Maxi Diorio tuvo que dejar atrás miedos, prejuicios y sufrimientos causados por una enfermedad que, desde niño, lo expone a constantes operaciones.



"La primera operación fue a los veinte días de vida, otra a los tres años y después tuve tres operaciones más. No podía hacer nada. Tengo el maxilar de un lado más corto que el otro, y me tenía que operar después de los 18, que es cuando el hueso deja de crecer, pero dije: “no”. La verdad es que las operaciones que me faltan son estéticas y ya no quería más", expresó entre lágrimas el bailarín a El Trece TV.



"Volví a casa llorando miles de veces, era raro ver a un pibe con la boca torcida, con la oreja así… que se yo. En el colegio me enojaba. Me vivía peleando porque me vivían gastando. Pero después empecé a gastarme yo", relató.

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre