Tiro Libre
De toda la cancha

Cambió el maquillaje por las canilleras…

Camila Gallea (22) dejó el modelaje para jugar al fútbol en River. Con un pasado en Boca, esta belleza tiene una historia muy particular.

"Cuando tenía 15 años mi mamá quería que fuera modelo y me anotó en un desfile. Durante esa semana traté de cuidarme en los partidos no yendo a trabar fuerte ni tirarme al suelo a barrer y no funcionó… Tenía todas las piernas raspadas y con moretones. Cuando me tocó desfilar, la verdad que pasé una vergüenza terrible y ahí mi mamá aceptó que lo mío era el fútbol y no una pasarela", relata esta férrea defensora del cuadro de Núñez en Infobae.



Tuvo un paso por la Selección Argentina Sub-20. Defender la camiseta Albiceleste le abrió las puertas de Boca, una experiencia que no terminó siendo positiva para la marcadora central: "Me salió la posibilidad, me ofrecían departamento, comida y un viático. Sin dudarlo acepté probar esta experiencia y seguir creciendo. Estuve un año y medio, en donde no pude debutar en el torneo y por problemas con el cuerpo técnico y con la dirigencia decidí dar un paso al costado y volverme a Córdoba".

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre