Política
No quiere críticas

El intendente Solis acusado de aprietes y persecución en Rosario de la Frontera

Un concejal lo denunció por irregularidades y supuestos casos de corrupción. El jefe comunal le respondió con una suspensión.

Sebastián Iglesias es uno de los concejales de Rosario de la Frontera que lleva adelante los pedidos de informe y denuncia por irregularidades al intendente de la ciudad termal. A las presentaciones, Gustavo Solís le respondió con una suspensión del Concejo Deliberante.



Ni días pasaron de hacerse públicas las denuncias contra el jefe comunal, que Iglesias fue acusado de un supuesto caso de violencia de género en el mismo Concejo. La acusación tuvo un tratamiento exprés y quedó suspendido por diez días. "Ahora pretenden destituirme. Ya hice un planteo ante la Corte advirtiendo un hecho por demás arbitrario", manifestó el concejal.



Esto no es todo. Denunció una clara persecución contra la UCR. La semana pasada se despidió a un compañero de él que trabajaba en Defensa Civil. "El despido fue injustificado".



Mientras, la gestión de Solís continúa rodeado de decena de familiares en su gabinete y con múltiples denuncias por irregularidades en su corta gestión.

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre