Salta
Vivió una pesadilla

La carta de una salteña tras un intento de secuestro en pleno centro

Un día después de la marcha #MiércolesNegro se viralizó un mensaje de Camila, una joven que cuenta el mal momento que pasó.

Ocurrió pasadas las 15 hrs. Un auto negro siguió varias cuadras a una joven que se dirigía a su trabajo caminando. Afortunadamente, pudo pedir ayuda en un restaurante de la zona, quiénes llamaron al 911 y la contuvieron. 



El mensaje se viralizó rápidamente por las redes sociales:



"No se si hago bien en escribir con este miedo y esta bronca que siento a la vez. Solo quiero compartirlo para que se cuiden y no piensen en que cuando a uno le pase, va a reaccionar de la mejor manera porque la cabeza se te bloquea.



Hoy Jueves 20 de Octubre, a las 15:25 salí de la clínica del Parque camino a la agencia para ir a trabajar. Caminando, pasando la sandwichería Bigotes había un auto negro con un señor subiendose a él. Cuando pasó, me empezó a decir cosas asquerosas. Seguí caminando y cuando llegué a la esquina, el pasó la cuadra y me esperaba en la esquina estacionado. Con un miedo y casi temblando, me crucé del lado opuesto, en dirección a Rey Carancho donde al frente tengo mi oficina.



El auto hizo marcha atrás al verme cruzar y me siguió toda la avenida del Paseo Guemes (yo de la vereda del frente, en dirección contraria a los autos) diciéndome cosas " veni no tengas miedo, veni subite". Llegando a la esquina de la Guemes y Juramento, frenó su auto, abrió la puerta y yo empecé a correr, ciegamente con la cabeza bloqueada sin saber qué hacer.



El tipo volvió a subirse al auto y me siguió a mi ritmo diciéndome que no tenga miedo que vaya con él. Desesperada entré al bar Rey Carancho, donde rápidamente me vieron y llamaron a la policía. No es justo vivir así. Ya no es llegar bien a tu casa de noche, ni no poder caminar por lugares con poca luz. Fue un Jueves a las 15:25 y hoy me tocó vivirlo a mi, en una zona totalmente conocida, avenidas muy transitadas. Sobre mi cuadra no había nadie, la cuadra del colegio Nacional y la de Unidad Sanitaria se me hicieron eternas y sola. Estén atentas, tengan cuidado y no confíen en nadie. Cami N." 

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre