Salud
De no creer

Se envolvió el pie con un pedazo de pan y lo que pasó luego te dejará en shock

El pan tiene efectos milagrosos.

¿Tenés callos o durezas en el pie? Existen formas caseras de combatir estos problemas.



Estos son los consejos que el sitio Upsocl.com ha compartido para eliminar los callos:



1. Vinagre de manzana combinado con un poco de aceite de ricino (aceite de castor):





En un bowl echá agua caliente, un vaso de vinagre de manzana y revolvé. Después meté los pies y mantenelos por unos minutos… Si tenés alguna esponja o piedra pomez que puedas usar, mejor. Repetí durante 10 días y ya está.



2. Vitamina E o Vitamina A.





Aunque sea prácticamente solo para uso oral, las vitaminas E y A también sirven para combatir los callos, solamente tenés que apretarlos un poco y echarlos como crema sobre tus pies. Hacé esto todas las noches hasta que los callos desaparezcan.



3. Cáscara de limón:





Con un poco de limón aún en la cáscara, frotá sobre tus callos, y si querés que tenga mayor efecto, poné la cáscara sobre el callo y después ponele una venda, mantenelo ahí durante la noche, y verás los resultados rápidamente.



4. Uno de los más típicos, cebolla y vinagre blanco:





Frotá despacio los callos con un pedazo de cebolla y después remojá tus pies en vinagre blanco.



5. Pan y vinagre de manzana:





Empapá un pedazo de pan en vinagre blanco, colocalo en la zona que quieras y envolvé. Mantenelo por la noche y al amanecer enjuagá tus pies.



6. Aceite de ricino, más conocido como aceite de castor:





Este método lo podés utilizar durante el día. Tomá una curita cubierta de aceite y mantenela sobre la dureza o callo que quieras eliminar. Incluso podés utilizarlo durante el día, aún con medias puestas. ¡Intentalo!



7. Aspirina.





La mágica pastilla blanca tiene sus poderes incluso contra los callos y durezas. Aplasta una aspirina, mezclala con vinagre de manzana, un poco de agua y pasta dental. Después aplicá en el área problemática. Dejalo reposar por 10 minutos y después lavate los pies.



8. Las sales de Epsom, más conocido como Sulfato de magnesio o sal inglesa:





En una tina de agua caliente echá la sal. Remojá tus pies por unos 10 minutos y después con cuidado pasar una piedra de pome por los callos o durezas.



Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre