Policiales
Archivo del Crimen

Salteño trabajaba en un conocido boliche, tucumanos le pegaron un tiro en el cuello y murió

Pablo Antonio Palavecino vendía las entradas cuando quedó en medio de una venganza entre barrabravas.

En avenida Belgrano al 2700, en San Miguel de Tucumán, funcionaba una conocida bailanta llamada Makarena. En ese local trabajaba como boletero el salteño Pablo Palavecino, un oranense que había decidido radicarse en la capital tucumana para conseguir un futuro más próspero. En marzo del 2003 encontró la muerte con tan solo 21 años.

Palavecino murió desangrado luego de recibir un disparo de arma de fuego en el cuello. Tal vez lo último que sintió fue el dolor intenso de la herida que le provocó la bala disparada por un joven que iba en moto junto a otro cómplice.

La víctima era medio hermano de María Jesús Rivero, propietaria de la empresa "Cinco Estrellas" de Tucumán y ex esposa de Rubén "La Chancha" Ale, líder del clan que atemorizó a la vecina provincia.

Minutos antes del fatal desenlace, a las 6 de la mañana, los "patovicas" de Makarena sacaron, por la fuerza, a varios revoltosos ebrios. Dos de ellos regresaron 10 minutos después en una Honda Dominator 600cc blanca. La moto se detuvo frente a la bailanta y uno de sus ocupantes vació el cargador contra el boliche. Había mucha gente en la vereda. En la balacera, Palavecino resultó herido en el cuello. El joven no habría tenido ninguna participación en la refriega, ya que en ese momento se encontraba trabajando en la boletería.

El autor del ataque fue identificado a las pocas horas. Se trataba de Sergio "Chupete" Acevedo, quien actuó con la asistencia de Julio Castillo. Ambos pertenecían a la barrabrava de Atletico Tucumán, archi rival de la hinchada de San Martín, que manejaba Ale.

El cuerpo de Pablo Palavecino fue luego trasladado hasta su Orán natal donde finalmente lo velaron y enterraron.

Su asesino y el cómplice fueron detenidos pocos días después del crimen, pero su condena llegó recién en marzo pasado. Es decir 15 años después. A Acevedo le dieron 17 años de prisión efectiva y a Castillo, 15. 

Te puede interesar
0Comentarios

Tu comentario

Nombre